Ordovás vincula las enfermedades cardiovasculares a la globalización

  • El nuevo doctor 'honoris causa' de la UCO sostiene que la medicina se apoyará en un futuro en la predicción, la prevención, la personalización y la participación

La culpa es de la globalización. Ella es la responsable de que en África se coman hamburguesas con el mismo sabor que tienen las que se elaboran en un establecimiento norteamericano. Esta homogeneización del mundo es también la responsable del aumento de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la obesidad. Al menos, esto es lo que defiende el director del Laboratorio de Nutrición y Genética de la Universidad de Tufts, en Boston (Massachusetts), José María Ordovás, quien ayer fue distinguido como doctor honoriscausa por la Universidad de Córdoba (UCO).

Tras su investidura, Ordovás -que ha centrado su carrera en el mundo de la nutrigenética y la nutrigenómica- explicó que el metabolismo de cada persona "está genéticamente adaptado a sobrevivir de una manera óptima con unos hábitos alimentarios específicos". Defensor de una nutrición personalizada, el también candidato al Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2007, indicó que en un futuro cercano "podremos diseñar dietas de acuerdo con los genes". Los resultados, continuó, "pueden ser espectaculares", ya que no sólo "se podrá predecir el riesgo de cualquier enfermedad con componente genético desde el nacimiento, sino que también se podrán poner en marcha medidas preventivas y personalizadas para el genoma del individuo". Con todas estas posibilidades, cada persona "se convertirá en participante del cuidado de su salud", destacó.

En su discurso, Ordovás también hizo referencia a la popularidad de los alimentos funcionales. Sin embargo, manifestó que la mayoría de los alimentos que se consumen en la actualidad pueden ser clasificados como tales. Incluso la patata y el aceite de oliva, "una auténtica mina de compuestos con propiedades saludables cuyas características estamos empezando a conocer", apuntó.

Por su parte, el rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, recordó que la institución académica "hunde sus raíces esenciales en el ámbito de la agroalimentación hasta convertir esta vocación en uno de los rasgos definitorios de su personalidad". Destacó también que la UCO siempre ha estado atraída por los "retos que plantean los avances de la ciencia" y que no dudó en ser de las primeras instituciones académicas "en apostar por las amplias posibilidades" que están abriendo la biomedicina y disciplinas como la genómica y la proteómica.

El nombramiento de Ordovás como doctor honoris causa de la UCO tuvo lugar en el Campus de Rabanales. Al acto acudió una nutrida representación del mundo de la política local, así como un elevado número de investigadores y profesores universitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios