Navidad de lujo conprecios anticrisis

  • Los creadores de la cocina Celia Jiménez, Javier Castro, Kisko García y Periko Ortega proponen menús exclusivos, originales y de calidad al alcance de todos los bolsillos, incluso para los más apretados

Pasar la Navidad con un presupuesto bajo en tiempos de crisis también es posible. Debido a la maltrecha situación económica, muchas familias hacen auténticos malabares para llegar a fin de mes, y sus esfuerzos tienen que multiplicarse en estas fechas debido a la vorágine consumista que se apropia hasta del más escéptico. La alimentación se lleva buena parte del gasto destinado a esta celebración, y por este motivo cualquier consejo para ahorrarse algún euro de más seguro será bien recibido. Además, si la recomendación viene de la mano de cuatro de los chefs más prestigiosos de la ciudad de Córdoba, de auténtico lujo.

Ni gambas, ni langostinos, ni angulas, ni cordero, ni besugo ni caviar. Que un menú navideño no incluya nada de esto, no significa que no se pueda preparar una cena que, sin grandes gastos, haga las delicias de todos los invitados.

Conscientes de que para darle un homenaje al paladar sólo hace falta cariño y mucha imaginación, los afamados cocineros Celia Jiménez, Kisko García, Periko Ortega y Javier Castro preparan para El Día cuatro menús diferentes para los que apenas hace falta rascarse el bolsillo. Cuatro propuestas de auténtico lujo, pues llevan el sello de la primer mujer que ha conseguido una estrella Michelín en Andalucía, del propietario del Restaurante Revelación de 2006 en la feria gastronómica de Madrid Fusión, de un alquimista de la nueva cocina y del dueño de uno de los rincones más exclusivos de la ciudad.

En definitiva, cuatro recetas de autor que estos reconocidos creadores de la cocina sacan de sus fogones para los lectores de este periódico. Y todo ello por menos de 10 euros, un auténtico reto que los cocineros han convertido en realidad con grandes dosis de maestría y originalidad. De este modo, si desean preparar una cena de gala sin tener que comprometer seriamente el bolsillo, estas propuestas son la mejor solución.

Restaurante Choco

Kisko García

El afamado chef Kisko García propone un plato de bacalao confitado muy especial. Para su elaboración, coger las tripas de bacalao e introducirlas en una olla y darle un hervor con una hoja de laurel. A continuación, escurrir y reservar. Picar una cebolla grande y saltearla, añadir los callos, introducir el vino blanco, el pimentón, morcilla y el tomate. Finalmente, cocer como unos callos tradicionales. En el fondo del plato, poner un punto de espuma de patata. Encima poner el bacalao confitado y a continuación bañarlo con los callos.

Periko Ortega

El cocinero Periko Ortega propone ravioli de berenjena en escabeche. Para preparar este plato, hay que introducir las berenjenas en el escabeche, previamente cortadas por la mitad y desangradas. Mantenerlas a 85 grados centígrados durante 15 minutos, para a continuación dejarlas enfriar dentro del mismo escabeche y reservar. Introducir todos los ingredientes del yogur en la Thermomix y triturar a velocidad número cinco y 50 grados durante cinco minutos. A continuación, introducir en un sifón. Finalmente, hacer un jugo reduciendo a una tercera parte y reservar.

RestauranteBodegas Campos

Celia Jiménez

Primer plato

lPara elaborar la sopa, picar los ajos en láminas y freír a fuego lento en el aceite de oliva . Una vez estén dorados, añadir el pan y freír también brevemente. Incorporar el pimentón dulce y el picante y el caldo de ave caliente. Hervir y dejar cocer a fuego lento durante 15 minutos. Añadir sal y triturar. Finalmente, pasar por un colador de malla fina y reservar. Con respecto al sushi, elaborar la brandada de bacalao, poner en un recipiente el pescado desalado con el aceite y el ajo, precalentar el horno a 180 grados durante 10 minutos tapado con aluminio. Dejar enfriar y colocar en el vaso de la túrmix el bacalao sin piel, el aceite de la cocción junto con la gelatina que haya soltado y la nuez moscada molida. Triturar añadiendo la nata. Luego, hacer rulos y envolver en papel film. Para los huevos, sacarlos de la cáscara y colocarlos en un bol con vinagre y vino, calentar agua y, cuando rompa a hervir, remover con una varilla, verter sobre el remolino los huevos para escalfarlos y dejar cocer con el fuego bajo dos minutos. Esta elaboración puede realizarse con anterioridad y para servir calentar en agua templada. Para Celia Jiménez, este menú resulta económico, sencillo y con ingredientes fáciles de conseguir.

segundo plato

lEl segundo plato del menú es pularda rellena con frutas especiadas y crema de pera. Para la pularda, pochar en una olla la cebolla cortada muy fina con un poco de aceite de oliva. Una vez esté rehogada, marcar bien la pularda y añadir la sidra, tapar y dejar cocer durante 30 minutos aproximadamente. En caso de que no se encuentre este ave, se puede utilizar otra que venga rellena, de modo que nos ahorramos el trabajo de deshuesar y rellenar. Para la crema de pera, colocar todos los ingredientes en un recipiente apto para microondas, cocer a potencia media 10 minutos, triturar y reservar. Finalmente, picar todas las frutas y la cebolla en dados pequeños, poner a estofar junto con los aromáticos, el vinagre y el azúcar, mantener tapado a fuego bajo hasta obtener una compota. De nuevo, encontramos ingredientes típicos de la Navidad como son las aves que, además de económicas, son muy saludables.

postre

lComo colofón, sopa de piña con helado de turrón y yogur. Para su elaboración, pelar la piña y retirar todos los ojos. Reservar una tercera parte para sacar los bastones. Triturar el resto junto con el yogur y comprobar el punto de dulzor. Con el resto de piña, hacer pequeños bastones. Sacar las hojas de menta y reservar en agua con hielo para que estén bonitas. A la hora de servir, decorar el conjunto con helado de turrón y menta.

9 euros

10 euros

Restaurante El Alma

Javier Castro

Primer plato

lPara empezar este menú contra la crisis algo liviano pero sabroso como es la escarola rizada, migas de bacalao y cítricos. Para su elaboración, lavar, trocear y secar las hojas de las escarolas. Pelar los cítricos y sacarles los gajos limpios de piel. Mezclar todos los ingredientes de la vinagreta hasta que quede con un toque dulzón. Para el montaje, colocar en el fondo del plato la escarola sazonada con un poco de vinagreta y alrededor colocar los gajos de fruta. Disponer sobre la escarola el bacalao desmigado.

segundo plato

lDe segundo plato, tajín de pollo, aceitunas y limón confitado. Colocar el pollo en trozos en una olla con los higaditos enteros, salar, añadir el aceite, la mantequilla, el jengibre, la cebolla entera y pelada, ajo, azafrán y dos vasos de agua. Poner a fuego lento, tapar cuando comience a hervir, darle la vuelta al pollo y mezclar bien las especias. Dejar a fuego lento y controlar la reducción de la salsa y aligerarla con un poco de agua. Luego, retirar la cebolla. Cuando el pollo esté listo, -dependiendo de si es de granja o de cría industrial variará el tiempo de cocción- se añade la sal y las especias al gusto. Retirar los higaditos y con ayuda de un mortero hacer majado con la cebolla reservada. Una vez pasado el puré por un colador fino, reservar en caliente. Unos minutos antes de servir, añadir a la salsa reducida y colada las aceitunas deshuesadas y los cuartos de limón confitados en sal previamente. Dejar en la salsa para que se impregnen de su sabor. Con respecto a la presentación, también muy importante, disponer en un tajín o cazuela de barro con tapadera en forma de chimenea los trozos de pollo, salsear y repartir de forma armoniosa. Para acompañar este guiso, sémola de trigo o arroz al vapor.

postre

lPara concluir el menú, un postre sencillo y sabroso. Se trata de un flan cremoso con más sabor que el postre tradicional por estar enriquecido con vainilla natural que le aporte un toque dulce y aromático muy preciado. Para su elaboración, batir las yemas con el azúcar, incorporar la nata y las semillas extraídas de la vainilla, mezclar sin llegar a hacer espuma, colocar en los moldes individuales y cocer al baño maría al horno durante 30 ó 40 minutos a no más de 90 grados o hasta que quede bien cuajado. Este postre es ideal para acompañar con un vino espumoso, pues su potente dulzor se ve magistralmente equilibrado por la acidez de un buen cava, por ejemplo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios