La torre ÑXXI estará acabada en 2011 y podría albergar un hotel y oficinas

  • El primer edificio en altura de la ciudad se ubicará en la glorieta Amadora, en la confluencia de Arroyo del Moro y la carretera de Trassierra, y la promotora confía en que se convierta en un "símbolo"

Comentarios 15

Se convertirá en un "símbolo" de la expansión y el desarrollo de la ciudad y en el nuevo "punto neurálgico" de Córdoba. Así describió ayer el arquitecto Rafael Castelló la primera torre que se levantará en la capital, un edificio que desafiará la cima histórica de Córdoba al alcanzar los 49 metros, una medida similar al tope de la Mezquita-Catedral. El director general del grupo inmobiliario ÑXXI, Miguel Coca, avanzó ayer que las obras comenzarán en el último trimestre del año con la intención de que estén finalizadas en 2011, tras un plazo de ejecución de 22 meses. El nuevo techo de la ciudad supondrá una inversión total de 25 millones de euros y, según avanzó Castelló, el 60% de su superficie total podría dedicarse a hotel, pues "varias empresas de nombre han mostrado ya su interés". El resto del edificio -hasta completar 7.000 metros cuadrados de superficie- albergará oficinas, como ya constaba en el proyecto original.

La torre se erigirá en la glorieta Amadora, un punto donde confluyen la avenida Arroyo del Moro y la carretera de Trassierra. En las proximidades se levantará la nueva Ciudad de la Justicia, se construirá el Hipercor y la Junta de Andalucía levantará otro edificio de altura en el solar de la antigua Noreña, con 56 metros. "La zona necesitaba un hito", subrayó el arquitecto, quien reconoció que el proyecto tuvo "buena acogida" por parte del Ayuntamiento, que le puso a la promotora "una sola condición" para construir en altura: "Querían un diseño absolutamente singular que nos recordara el lugar donde se ubica", describió Castelló. Las alegaciones presentadas en la Gerencia de Urbanismo fueron "bastante suaves" y, tras reunir los requisitos administrativos, el Pleno del lunes le dio el visto bueno.

El resultado es un edificio que hace "referencia completa al lugar" donde se ubica, la falda de la Sierra. Por esta razón la torre recuerda la "sinuosidad" del paisaje, un "espacio muy fluido, con permeabilidad total" al entorno, explicó Castelló. "Está imbricado completamente en el terreno, es como si surgiera", detalló. Las 13 plantas del inmueble se completan con 400 plazas de aparcamiento en dos subterráneos. La zona más alta se reservará para restaurante, que se convertirá en un mirador desde el que se divisará "toda la ciudad", explicó la arquitecta Soledad García.

Los interiores serán "muy versátiles", las plantas se podrán modular e, incluso, algunas superficies se articularán con dobles y triples alturas. Esto permitirá "introducir árboles de gran porte dentro de las mismas oficinas", dijo Castelló. El objetivo del grupo inmobiliario ÑXXI es que la zona en la que se ubicará la torre sea "muy activa y no sólo un núcleo de viviendas dormitorio", que los 7.000 metros cuadrados de suelo de la parcela ayuden a la creación de empleo en el futuro, señaló el director general del grupo. En este sentido, el presidente de ÑXXI, Fernando Albuger, confió en que el edificio se convierta en un polo de atracción para empresas multinacionales, como alternativa a ciudades próximas como Sevilla y por la "buena comunicación" que ofrece la ciudad. "Hay empresas que difícilmente se establecerían en un edificio normal", dijo.

La misma parcela albergará un conjunto residencial de 124 viviendas en dos bloques, aparcamientos y trasteros, cuyas obras ya han comenzado. Todo el complejo aboga por el desarrollo sostenible, con un diseño "comprometido" que favorece la utilización de luz natural durante casi toda la jornada laboral y con la dotación de instalaciones para energía solar o sistemas de aprovechamiento de agua, informó la empresa. ÑXXI, en total, invertirá 71 millones de euros en la parcela. "La coyuntura económica actual está para echarle valor", bromeó el presidente del grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios