Mueren tres familiares de Villaviciosa tras una colisión frontal en la N-432

  • El choque de los dos coches se saldó con el fallecimiento de una mujer de 37 años, su hijo de 12 y una prima de 25 · El suceso también acabó con tres heridos de gravedad: el único ocupante del Peugeot, el marido y la hija de la fallecida

Pilar P. M., de 37 años, uno de sus hijos de 12 años y una prima de 25, María Pilar M. C., fallecieron en la tarde de ayer después de que el Renault Clio que conducía esta última -en el que viajaban cinco personas- chocara frontalmente con un Peugeot 406 -con un único ocupante- en la carretera N-432 (Granada-Córdoba-Badajoz). Los ocupantes del Clio eran de Villaviciosa. En el siniestro también resultaron heridos de gravedad el conductor del Peugeot, Antonio G. A., de 59 años; el marido de Pilar, Rafael G. A.; y una hija de 10 años del matrimonio. Según informaron fuentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Córdoba, el suceso tuvo lugar en el carril dirección a Badajoz del punto kilométrico 248,100 de la citada vía, en el término municipal de Córdoba y a escasamente una veintena de kilómetros de la capital. Tanto el Subsector de Tráfico como el Centro de Coordinación de Emergencias de la Junta de Andalucía 112 confirmaron que el choque frontal -cuyas causas aún se desconocían al cierre de esta edición- tuvo lugar alrededor de las 17:15 y en un tramo de la vía de nacional de bajada y sin curvas.

A pesar de ser un día de puente y con un tráfico más o menos fluido en una carretera por la que circulan a diario miles de vehículos, no hubo que lamentar retenciones ya que miembros de la Guardia Civil se repartieron por la Granada-Córdoba-Badajoz para desviar a a los que circulaban a esa hora por ella hasta la antigua N-432, que atraviesa el barrio cordobés de Cerro Muriano y su base militar.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron, aparte de agentes de la Guardia Civil de Tráfico, efectivos del Servicio de Emergencias Sanitarias del 061, que trasladaron a los tres heridos al Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba; y nueve bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de la capital. El SEIS llegó al lugar en tres vehículos y sus efectivos tuvieron que emplearse a fondo para descarcelar tanto el Peugeot 406 -con matrícula 2131 BNJ- como el Renault Clio -cuya matrícula era CO-9189-AD- y que tenía fijada en la parte trasera la letra L-. Del primero rescataron al conductor y del segundo los cadáveres de los tres fallecidos. Todos habían quedado atrapados entre los amasijos de hierros en los que acabaron convertidos los vehículos tras la colisión.

Fuentes del hospital Reina Sofía confirmaron a El Día que la niña de 10 años permanecía -al cierre de esta edición- en Observación "consciente y orientada". Mientras, el conductor del Peugeot "cuya vida no corre peligro" fue ingresado en la Unidad de Traumatología del centro sanitario cordobés con fractura de tibia y peroné. Peor suerte corre el padre de la pequeña, quien al cierre de esta edición aún no tenía un diagnóstico claro por parte de los médicos que lo atendían en una consulta de Críticos en la zona de Urgencias. "Este hombre de 43 años ha sufrido un hundimiento en las costillas y se le continúan realizando pruebas para determinar qué órganos tiene afectados y cómo los tiene afectados", sentenciaron las fuentes consultadas del Reina Sofía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios