Viernes Santo

Miles de personas acompañan a la Virgen de los Dolores y al Santo Sepulcro en una jornada primaveral

  • La Expiración fue la primera en salir, desde San Pablo, y también recorren ya las calles la Soledad con su nueva saya y el Descendimiento

El Santo Sepulcro pasa por el Templo Romano El Santo Sepulcro  pasa por el Templo Romano

El Santo Sepulcro pasa por el Templo Romano / Barrionuevo

Viernes Santo por todo lo alto el que está viviendo Córdoba capital, con las cinco cofradías ya en la calle y miles de personas recorriendo la ciudad. La temperatura primaveral, muy agradable gracias a una ligera brisa, contrasta con la solemnidad y el luto que muestran los cortejos procesionales, que simbolizan la muerte de Cristo.

Vídeo: Óscar barrionuevo

Los mayores tumultos, aunque sin incidentes que reseñar por el momento, se han dado en la salida de la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Clemencia desde San Jacinto, que este año ha sido más tardía que en ocasiones precedentes debido a los nuevos recorridos, y en la de Santo Sepulcro, con una plaza de la Compañía en la que se congregaron miles de personas, también en calles aledañas como Duque de Hornachuelos o la calle Reloj.

La Virgen de los Dolores pasa por Capitulares La Virgen de los Dolores pasa por Capitulares

La Virgen de los Dolores pasa por Capitulares / Barrionuevo

La Soledad, con su nueva saya, por Agustín Moreno La Soledad, con su nueva saya, por Agustín Moreno

La Soledad, con su nueva saya, por Agustín Moreno / Barrionuevo

La tarde la inauguró sin embargo la Expiración, que con puntualidad británica abrió el portón de San Pablo cuando las seis y media de la tarde se asomaban ya al reloj. Suave y elegante el paso del Cristo, y compleja salida de una Virgen del Rosario que levantó tímidos aplausos, silenciados por un público que sabía de la solemnidad del momento a pesar de que a esa hora se veían por Capitulares a muchos turistas. También a esa hora, en la parroquia de Santiago, en Agustín Moreno, se echaba a la calle con su nueva saya de terciopelo la Virgen de la Soledad, muy arropada por su barrio, mientras que pasadas las siete y media lo ha hecho el Descendimiento.

La Semana Santa, tras la larga madrugada vivida con La Buena Muerte en la calle, va agotando de este modo sus últimos capítulos. Después de un Jueves Santo intenso, que la hermandad de San Hipólito coronó con una salida puntual que llenó de gente los alrededores de la Colegiata y del Bulevar, el Vía Crucis del Cristo de la Caridad, a hombros de los legionarios, ha marcado una mañana de Viernes Santo más fresca que las anteriores y con poca gente en la calle. La tarde, como se esperaba, ha sido otra cosa, con miles de personas viviendo a fondo la Semana Mayor como ya se dijo.

La jornada cofrade de este Viernes Santo, de la que El Día dará cumplida cuenta el domingo por no publicarse el sábado, como es tradición, periódico en papel, se alargará hasta bien entrada la madrugada, pues Los Dolores regresa a Capuchinos, a San Jacinto, pasadas las dos al igual que el Descendimiento a San José. Una vez cerradas estas dos cofradías, sólo quedará ya esperar al Domingo de Resurrección para disfrutar en Santa Marina de la Resurrección. Luego llegará la hora de hacer balance de una Semana Santa con muchas novedades y que deja instantes de gran belleza y también algunas polémicas que reaparecerán seguro en los próximos días. 

La provincia, por otra parte, ha dejado también estampas admirables con numerosas procesiones en sus calles tal como se puede comprobar en la cuenta de Twitter de El Día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios