Mil frentes abiertos a favor del entorno y de los paisajes

  • El servicio es el cuenta con un amplio abanico de competencias de acción

Se les relaciona con la lucha contra el furtiveo, con la vigilancia de la caza, pero su ámbito de actuación es tan extenso que abarca desde el control de las aguas hasta la detección de redes de tráfico relacionadas con el patrimonio histórico. El Seprona no para y basta recorrer con ellos el campo para darse cuenta de que el delito toma decenas de formas cuanto está relacionado con el entorno natural y paisajístico. "Ahora estamos muy pendientes de las costillas", afirma el cabo Rafael en las cercanías de Cerro Muriano. Y es que son muchos los que aprovechan el final del otoño para capturar pequeñas insectívoras y zorzales con este método, que tiene tanto de tradicional como de dañino". Los guardias entienden que son muchos los que han hecho estos toda la vida, y que incluso hay personas que han encontrado en la venta de pájaros una importante fuente de ingresos, "pero no por ello esta práctica es menos perjudicial".

Muy cerca de donde se buscan las costillas se detecta una malla cinegética que no reúne las condiciones de libre tránsito de los animales y al lado se realiza un control de aguas en el Guadanuño. La tecnología y es muy avanzada y aunque los agentes del Seprona se quejan de que son pocos para todo el abanico de controles que tienen realizar, afirman que suplen la carencia de personal con esfuerzo. Sus actuaciones van a más cada año, aunque su ámbito de competencias también se amplía. A las tradicionales actuaciones en monterías o buscando lazos y cepos, se han sumado en las últimas décadas otras como la detección de bandas organizadas que trafican con especies exóticas o con elementos de éstas. En joyería, un sector industrial muy asentado en Córdoba se ha llegado a traficar con pelos de elefante africano, según explica el teniente jefe del servicio en la provincia. Algo que está terminantemente prohibido. Y ahí ha estado también el Seprona. Como lo están en las escuchas telefónicas, por ejemplo. Porque más allá de la imagen de los que recorren los montes en todoterreno o con la moto -en la provincia hay siete patrullas- hay activo un equipo de investigación que tiene su sede en Córdoba. Estos guardias suelen actuar de paisano y tiene servicio de escuchas telefónicas. Gracias a ello pueden luchar contra las mafias que trafican con piezas del patrimonio histórico. En el último año se han dado importantes golpes a este tipo de estructuras delictivas, que expolian yacimientos y luego comercializan a precio de oro las piezas. Y por la noche, a las 20.00 realizan controles junto al Mercacordoba para evitar la llegada de peces inmaduros a las lonjas. Ahí acaba su jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios