Medio siglo de elegancia

  • Elio Berhanyer celebra 50 años de experiencia en el mundo de la moda con una exposición en el Museo del Traje de Madrid que muestra los mejores diseños

Elio Berhanyer ha vestido a reinas y a mujeres bellísimas en los 50 años que lleva trabajando en la alta costura. Desde Doña Sofía a Ava Gardner, las más grandes han sucumbido a la aguja de Berhanyer. Medio siglo dedicado a la moda que ahora celebra en el Museo del Traje con una exposición de 100 vestidos en la que repasa toda su trayectoria y que el modisto presentó ayer emocionado. "Cuando entré y vi el primer salón, todo de negro, me pareció que los maniquíes cobraban vida, y sentí que esos 50 años de carrera me venían de golpe y me puse a llorar", contó Berhanyer, visiblemente orgulloso del aspecto final de la muestra.

La obra de este maestro cordobés nacido en 1929 oscila entre el folclore del traje popular español y "la elegancia serena y austera que anda por la calle", según afirmó ayer Pedro Mansilla, comisario de la muestra que se inauguró  en Madrid y que permanecerá abierta hasta el día 22 de febrero. "Que me perdone Pertegaz, pero en mi quiniela personal Elio está el número uno", confesó Mansilla durante la presentación de los "50 años de moda" del diseñador, que han colocado en el Museo del Traje los cien modelos que definen su labor en las últimas cinco décadas de moda española.

Berhanyer lleva medio siglo triunfando con sus cortes en todo el mundo y todavía presenta dos colecciones al año en Cibeles, pero esto no le impide llevar "muchísimos años sin tener una mala crítica", según él mismo ha apuntado. "Yo mido un metro ochenta, pero hoy parezco veinte centímetros más bajo porque estoy aplastado por los elogios", dijo el modisto, quien no pudo contener las lágrimas cuando se acercó, tres días antes de la inauguración, a ver cómo estaba quedando el montaje de la exposición. En ella se conjugan algunos de sus trabajos más conocidos, como los tres vestidos que la Reina Doña Sofía ha sacado de su armario particular para cederlos durante unos meses, o los diseños que Berhanyer realizó para Iberia en los años sesenta.

Todos estos trajes se exhiben en tres espacios que Pedro Mansilla ha adecuado para explicar mejor la trayectoria de su "amigo" Elio. El primero se inspira en un tapiz que plasma el encuentro entre la realeza española y la francesa en el siglo XVII, que influyó al diseñador para forjar su estilo. En los otros dos se reúnen las 16 obras más conocidas de Berhanyer y algunos de sus mejores ejemplos de alta costura y prêt-à-porter.

Mansilla recorrió orgulloso todas las salas, y se ha alegrado de "que el Ministerio de Cultura haga suyo el trabajo de un diseñador, como si fuera el de un pintor o un escultor", ya que, según afirmó, la exposición "es una fiesta para los sentidos".

El decano de la moda muestra sus cinco décadas dedicadas a esta mundo en el que ha conseguido erigirse como uno de los máximos exponentes de la elegancia. Berhanyer ha sabido captar como nadie la esencia de la mujer, y plasmarla en sus diseños. Las más bellas se han rendido a sus pies.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios