La Medicina Nuclear logra mejorar la terapia en el 50% de los enfermos

  • Cerca de 500 pacientes se han sometido a la técnica conocida como PET, una exploración que permite afinar en el diagnóstico de algunos tipos de tumores

La efectividad de la Medicina Nuclear en el abordaje del cáncer está más que avalada, sobre todo tras la puesta en marcha de la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), una tecnología de última generación para la detección de algunos de los tumores más frecuentes. Determinadas enfermedades del cerebro y de las arterias coronarias también se pueden beneficiar de esta prestación, aunque en menor medida que los pacientes que sufren tumores de pulmón, colon o linfomas. Desde su puesta en práctica a finales de 2007, cerca de 500 enfermos se han sometido a la prueba, y de ellos la mitad ha tenido que cambiar de tratamiento después de que el PET precisara con mayor exactitud el alcance de la enfermedad, aclaró el jefe de Medicina Nuclear del Reina Sofía, José María Latre.

La previsión es que 2.000 enfermos se beneficien cada año de este equipamiento, el tercero que existe en Andalucía. El PET es, en definitiva, una revolucionaria tecnología de diagnóstico que ofrece exploraciones muy precisas y evita, por tanto, el daño de tejidos en el momento de administrar un tratamiento duro para los pacientes oncológicos. Consiste en la administración de una pequeña cantidad de material radioactivo que permite obtener imágenes claras del cáncer, lo que permite decidir una terapia más dirigida hacia las células maligna y, por tanto, mejorar la calidad de vida de los afectados y sus expectativas de vida.

El doctor Latre apuntó que del medio millar de pacientes que han pasado por las instalaciones en los últimos meses, el 37% sufría cáncer de pulmón, el 22% linfomas y un 14% un tumor colorrectal, aunque también se ha aplicado en casos puntuales de melanomas, cáncer de cabeza y cuello o de tiroides. Su aplicación es tan práctica para controlar el cáncer, que Medicina Nuclear y, concretamente el PET, está incluido en todas las comisiones oncológicas por sus ventajas en el abordaje de esta enfermedad, una de las principales causas de muerte de la sociedad occidental.

"Con la incorporación de esta tecnología, se ha dado un cambio cualitativo terrible en el diagnóstico de los tumores", reconoció el doctor Latre, quien insistió en que gracias al PET se puede comprobar el estadio de la enfermedad y afinar en la medicación. El Servicio de Medicina Nuclear del complejo sanitario de la capital atiende una media de seis pacientes diarios, pues se trata de un proceso muy laborioso que comienza mucho antes de que el paciente se someta a la prueba. Los profesionales se entrevistas con los enfermos en varias ocasiones para explicarles en qué consiste la exploración, resolver sus dudas o confirmar la cita. Aunque la demanda cada vez es mayor debido a los más que evidentes resultados clínicos, ahora mismo no hay lista de espera, a pesar de que el Reina Sofía también es centro de referencia para la provincia de Jaén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios