Cooperación

Magtel y Proyecto Solidario Perú forman a 50 familias sobre cómo actuar ante catástrofes naturales

  • El objetivo es dotar a ciudadanos del país andino en situación de extrema pobreza de pautas de actuación e infraestructuras básicas

Participantes en el proyecto solidario. Participantes en el proyecto solidario.

Participantes en el proyecto solidario. / El Día

Fundación Magtel ha desarrollado junto a Proyecto Solidario Perú la iniciativa Apoyo, prevención y mitigación de riesgos en las comunidades andinas afectadas por las altas precipitaciones en Cuenca (Perú), que ha tenido como principal objetivo dotar a 50 familias en situación de extrema pobreza de pautas de actuación e infraestructuras básicas que les permitan afrontar con mayor seguridad posibles catástrofes naturales.

La comunidad de Cuenca padece habitualmente altos niveles de precipitaciones, causando inundaciones y deslizamientos de tierras con graves consecuencias para estos asentamientos. De hecho, recientemente, tanto las viviendas como las pequeñas explotaciones agrícolas y el centro educativo quedaron seriamente dañados tras el deslizamiento de Cerro Cuenca. A ello hay que sumar los daños emocionales sufridos por los más de 180 miembros de estas comunidades. Todas estas causas motivaron plantear la ejecución de esta acción humanitaria.

Para paliar esta situación, el proyecto ha trabajado en dos ámbitos. Por un lado, incidir en la capacitación de las familias en técnicas de prevención, preparación y respuesta eficaz ante desastres naturales promoviendo una mayor seguridad, resiliencia y sostenibilidad en las comunidades. En esta línea se han desarrollado acciones de terapia psicológica y recuperación emocional, especialmente con niños, tras los últimos desastres naturales sucedidos en la zona. Del mismo modo, se han realizado dos simulacros de alerta temprana que les ha permitido poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Por otro lado, la segunda línea de trabajo ha incidido en la dotación de las infraestructuras y los suministros esenciales que les permitieran restablecer las condiciones básicas de vida de las familias participantes en el proyecto. Así, entre las medidas desarrolladas, se ha realizado la instalación de un pozo artificial que ya les permite almacenar el agua de lluvia y su posterior uso en el riego de los cultivos durante la época de sequía. Igualmente, se han suministrado semillas y abono orgánico a las 50 madres de familia para la recuperación de sus parcelaciones de cultivo, ya que quedaron muy dañadas e incluso destruidas por las lluvias.

Otras de las actuaciones ha sido la creación de 50 invernaderos ecológicos de ocho metros cuadrados para promover el autoabastecimiento y sustento de las familias, así como de 50 módulos para el criado de animales como cuyes o gallinas en establos adaptados a la cultura andina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios