"La Ley de Cooperativas de Andalucía tiene que cambiar"

  • El presidente dice que estas empresas deben asumir la entrada de capital privado e ir hacia el voto ponderado

-Durante la anterior etapa de la cooperativa se planteó la conversión de Covap en sociedad anónima porque se apunta que el modelo cooperativo está agotado. ¿Cómo se contempla este proceso de cara al futuro? ¿Volverá a presentar la posibilidad de la SA? ¿Cómo ve el futuro de las cooperativas tal y como está diseñado actualmente?

-En noviembre de 2006, la asamblea de socios tomó una decisión, que fue el rechazo a la conversión de la sociedad anónima. Al año siguiente, ante el mismo planteamiento, se obtuvo el mismo resultado. Es una decisión de los socios y seguiremos trabajando, como hasta ahora, con nuestro sistema, con el que quieren los socios. No se plantea una nueva consulta ni repetir el planteamiento porque no sería positivo preguntar lo mismo por tercera vez. Así de SA, nada de nada. No nos planteamos proponer el cambio, insisto. Porque es importante que en esto no haya confusiones.

-Es ahora entonces el momento de recomponer la paz interior después de la división que puede haber causado la consulta.

-Exactamente. Ahora lo importante es el negocio y conservar nuestra estructura y nuestro equilibrio. De todos modos, la Ley Andaluza de Cooperativas tiene que cambiar en muchos sentidos. Se tiene que ir hacia el voto ponderado en función de la dimensión del productor, porque el concepto de un hombre un voto es injusto. No puede tener el mismo peso el socio que mueve un millón de euros a través de la cooperativa que el que sólo compra un saco de pienso. Pero la regulación de la ley de cooperativas debe ir más allá. Por ejemplo, se tiene que abordar la figura del asociado, que participa pero que aporta dinero de alguna manera a cambio de alguna rentabilidad, se debe plantear la posibilidad de la entrada de capital privado de forma solvente. En definitiva, se tienen que buscar fórmulas para que podamos crecer y no nos quedemos estancados.

-Todos los cambios que plantea son fundamentales para que las cooperativas sean más competitivas con producciones estrella como el jamón ibérico, que tiene unas perspectivas de apertura de mercados importantísima. ¿Cuánto se tiene que trabajar en Los Pedroches para que sus perniles compitan con los de otras zonas con más presencia como Guijuelo o Huelva?

-Ya se está trabajando mucho y muy bien por que el jamón ibérico gane presencia en los mercados. La primera añada de jamones con la Denominación de Origen de Los Pedroches se la ha quedado entera El Corte Inglés y eso es muy significativo. Además, en Covap hemos desarrollado campañas de comercialización de productos como los jamones de la línea Alta Expresión, que son de bellota puros, sin ningún tipo de recebos, y que está teniendo muy buena acogida en los mercados. Tenemos un departamento internacional que está trabajando con 50 clientes en 21 países y aunque en algunos sitios estamos de forma testimonial, la sola presencia ya es positiva para diversificar los riesgos y tener posibilidades de crecer en el extranjero.

-¿Y cuál es su visión de la entrada en el mercado de los platos precocinados?

-Pues que estamos tanteando el mercado porque hay mucha competencia. En la sociedad actual tenemos cada vez menos tiempo y el de los precocinados es un sector muy a tener en cuenta. Tenemos materias primas de primera calidad y no descartamos entrar en la comercialización, incluso, de pescado y de pasta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios