Juzgan a una pandilla de menores por allanamiento de morada

  • Los adolescentes se colaban en una casa para ver la tele, beber, fumar o comer pipas

La Fiscalía ha llevado a juicio a una pandilla de cuatro menores por un presunto delito de allanamiento de morada, por el que los adolescentes se enfrentan a medidas como un año y cuatro meses de liberad vigilada o prestaciones en beneficio de la comunidad durante cien horas.

El escrito provisional de acusación de la Fiscalía recoge que el 24 de diciembre de 2007 uno de los acusados le quitó una llave a su madre, que trabajaba como empleada del hogar. El adolescente hizo una copia y durante aquellas navidades él y tres amigos, supuestamente, utilizaron la casa "a su antojo y capricho".

"Llevaban comida que preparaban allí, utilizaban la cocina, el cuarto de baño y otras dependencias, se tumbaban en las camas de los dormitorios, hacían uso de un ordenador portátil, veían la televisión o películas que ellos llevaban en el vídeo de la casa, fumaban, bebían alcohol y comían pipas a su más libre albedrío", enumera el informe.

El 5 de enero por la mañana, unos vecinos alertaron de la situación a la Policía Local, que se personó en la vivienda con la "incrédula madre" que trabajaba allí. La Fiscalía no considera acreditado que los intrusos sustrajeran efectos, a excepción del mando a distancia de la tele, que fue devuelto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios