ENTREVISTA · EDUARDO BAENA, PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL

"En la Justicia se está trabajando con muchísimo voluntarismo"

  • Baena reivindica la creación de la nueva oficina judicial, aprobada por los partidos en 2003, como medida para prevenir nuevos casos como el de Mari Luz Cortés

Comentarios 4

La Justicia se halla en el centro de la polémica desde hace semanas. El asesinato de Mari Luz Cortés en Huelva y la sobrecarga que soportan los juzgados de lo penal han suscitado multitud de opiniones. "Este desgraciado asunto debe servir para abrir los ojos de todos", reflexiona el presidente de la Audiencia, Eduardo Baena.

-¿Cree que la forma de organización de los juzgados necesita una remodelación urgente?

-Hay que abordar con altura de miras una nueva estructura de la Justicia que, por supuesto, pasa por la creación de más órganos, ya que en España la ratio juez-habitantes es muy baja respecto a nuestro entorno europeo. Pero no sólo eso, sino que habría que conseguir una mayor racionalización de los recursos existentes.

-Casos como el de Santiago del Valle han generado voces muy críticas contra la Justicia. ¿Cree que los ciudadanos confían en la resolución de los jueces?

-La opinión se encuentra muy influenciada por los medios, que se hacen eco de los fallos, pero no de los aciertos del día a día. De esta manera se corre el riesgo de que lo singular se eleve a categoría. Un estudio sociológico encargado por el Consejo General del Poder Judicial hacía ver que la opinión sobre la Justicia era más negativa para quienes nunca habían tenido que ir a un juzgado.

-¿Cuál cree que es la mayor carencia para la Administración de Justicia de Córdoba?

-Como en el resto de España, la no puesta en funcionamiento del nuevo modelo de oficina, que fue aprobado en 2003. Cuando todos los grupos políticos decidieron hacer esto, es porque captaron que la oficina antigua no funciona, pero todavía se mantiene. No funciona porque estaba prevista para unos órganos judiciales pequeños, familiares y muy controlables. Pero los tiempos han cambiado. Con la nueva oficina, habría servicios comunes que se encargarían de parcelas concretas como la ejecución de sentencias. Se han perdido cinco años.

-¿Un juez puede asumir el control sobre sus asuntos en las situaciones actuales?

-El que considere que un juez, con el actual modelo de oficina y con el actual número de litigios, puede tener un control directísimo de todos los asuntos, es que nunca ha entrado a un juzgado. En la Justicia se está trabajando con muchísimo voluntarismo y mucha dedicación, porque controlar la cantidad de asuntos que hay supone un gran esfuerzo.

-En otro orden de cosas, el derribo de la parcela de Obejo parece haber abierto un nuevo panorama en la persecución de los delitos contra la ordenación del territorio. ¿La Audiencia será a partir de ahora más dura?

-A estas alturas del problema, existe una mayor concienciación ciudadana sobre la necesidad de preservar la ordenación del territorio y el medio y lo ilícito de su agresión, por lo que cabe mayor dureza en su persecución al ser difícil alegar ya ignorancia.

-¿Cree que los derribos servirán para disuadir a los parcelistas?

-Espero que sí, porque uno de los efectos de la pena es lo que se denomina la prevención general o, lo que es lo mismo, disuadir a la ciudadanía de cometer un delito.

-Hay ciudadanos que se preguntan si algún día habrá un derribo junto a Medina Azahara.

-Ni la Audiencia ni los juzgados no se rigen por partidos judiciales, sino con arreglo a la ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios