Justicia construirá un centro de reforma para menores con problemas mentales

  • El nuevo inmueble se ubicará en la carretera de Palma, junto a los centros Sierra Morena y Medina Azahara, y habilitará 15 plazas para adolescentes conflictivos

Los menores con problemas de salud mental que infrinjan la ley no tendrán que salir de la provincia para cumplir su condena. La Consejería de Justicia ha previsto construir en Córdoba capital el primer centro de internamiento terapéutico de la provincia, una iniciativa que cuenta ya con anteproyecto y en la que la Junta de Andalucía invertirá 1,17 millones de euros. El inmueble compartirá terreno con el complejo de reforma juvenil que la Administración autonómica posee en la carretera de Palma del Río -el centro Medina Azahara, de régimen cerrado y semiabierto, y el Sierra Morena, semiabierto-. Según informó la delegada de Justicia, Mercedes Mayo, el centro contará con una superficie construida de 1.134 metros cuadrados, lo que permitirá crear un total de 15 plazas.

Hasta el momento, los menores con problemas mentales que delinquían tenían que cumplir condena en las provincias de Sevilla o Cádiz, y este alejamiento de sus familias dificultaba su reinserción, explicó Mayo. La nueva infraestructura contará con un equipo psiquiátrico, psicólogos y un grupo de educadores. Desde el mes de enero, tres jóvenes conflictivos con problemas de salud mental o adictos a las drogas han tenido que someterse a terapias en centros de la Junta, y desde el año 2005 han sido nueve los menores condenados que tuvieron que desplazarse a otras provincias, según los datos de la Delegación de Justicia. En algunas ocasiones, no es necesario que exista una resolución judicial para que los adolescentes sean internados, sino que el expediente puede iniciarse a petición de los padres, explicó la delegada.

Desde principios de año, el Juzgado de Menores ha dictado un total de 89 medidas de internamiento, una cifra similar a la de años anteriores, lo que demuestra que la delincuencia juvenil se mantiene en niveles similares desde hace un par de años -en 2005 fueron 93 las medidas de internamiento adoptadas y el año pasado, 87. Del total de adolescentes condenados, ocho cumplen su pena en centros de régimen cerrado por la gravedad del delito, aunque las medidas de internamiento más habituales son la permanencia de fin de semana -44 casos- y el internamiento en régimen semiabierto -32. Esta última variedad permite que los jóvenes salgan del centro para asistir a clase o realizar algún curso, si bien bajo la supervisión de algún monitor, explicó Mayo.

Los centros de reforma juvenil de Córdoba disponen de capacidad para ingresar a 120 personas, si bien en la actualidad están cubiertas sólo cien, según lo datos de la Junta. La mayoría de los internos procede de las provincias de Sevilla y Málaga, donde la delincuencia juvenil es mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios