La Junta ultima proyectos por más de 20 millones para llevar ocio al río

  • Una pasarela unirá el Botánico con la isla del Cordel de Écija · La noria de la Albolafia volverá a usarse para regar los jardines de la avenida del Alcázar · Se construirá un museo y se rehabilitarán dos molinos

La Junta de Andalucía, por medio de la Agencia Andaluza del Agua, ultima el diseño de un paquete de actuaciones por valor de 22,2 millones de euros, que se encuentra en distintas fases de gestión, y que permitirá incrementar el uso de ocio del río Guadalquivir a su paso por Córdoba mediante una serie de actuaciones que se realizarán en el cauce, no junto a él. El proyecto tiene ya el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente, que en algunos casos no ha considerado necesario la declaración de impacto ambiental por el carácter de las actuaciones.

Los proyectos se encuentran en proceso de redacción y la mayor parte terminarán de pergeñarse este verano, según la Agencia Andaluza del Agua, que ha heredado unas iniciativas inicialmente concebidas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Conforman un paquete de iniciativas grandes, medianas y pequeñas, alguna de las cuales vendrá a completar iniciativas ya en marcha o a recuperar elementos de carácter patrimonial que se encuentran en un estado lamentable.

Quizá el proyecto que tenga un mayor contenido simbólico sea la recuperación de la noria de la Albolafia, en una actuación concertada entre la Junta y el Ayuntamiento. El municipio se encargará de rescatar el antiguo molino mientras que la Agencia Andaluza del Agua se hará cargo de los mecanismos de la noria, originalmente construida en 1137 para llevar agua al Alcázar (hoy Palacio Episcopal), aunque la desmanteló Isabel la Católica porque no la dejaba dormir. El mecanismo actual es fijo y fue reconstruido por el arquitecto Félix Hernández. Su relevancia como icono es tal que forma parte del escudo de la ciudad y fue rehabilitada hace años.

La Junta ha retomado también los trabajos del Museo del Agua, que se levantará en una parcela del Cordel de Écija, aguas abajo del puente de San Rafael. Será un edificio de nueva planta, al que la transferencia de competencias ha ralentizado su desarrollo. Cristina Narbona ya explicó en su momento que trabajaba en el concurso de ideas para el desarrollo del proyecto, que también fue presentado por el ministro Miguel Ángel Moratinos. La Junta tiene el asunto en proceso de estudio, que tiene el permiso medioambiental correspondiente.

Sí se ha decidido como novedad que, gracias a la implantación de este museo, cuyos contenidos también se están diseñando, se recuperen otros dos molinos de la ciudad, catalogados como bien de interés cultural por la normativa, pese a su estado de ruina absoluta. El museo estará unido a dos construcciones que se pretenden rehabilitar, los molinos del Hierro y de San Rafael, que se encuentran sobre una azuda. Una de las características del paquete de obras en marcha es que trabaja en la zona de aguas abajo del Guadalquivir. Así, se plantea un acceso peatonal entre el molino de la Alegría y la isla central del Cordel de Écija, así como la modificación del azud que alimenta a las antiguas estructuras hidráulicas.

Todo este proceso forma parte de las actuaciones pendientes de realizar de la primera fase del encauzamiento del Guadalquivir, que apostaba por dotar de contenido el cauce tras llevar a cabo las obras de ingeniería. Por el camino se han quedado algunas iniciativas, como la escultura hundida de Miquel Navarro, que se pretendía instalar junto al molino de Martos. La Confederación Hidrográfica, que apuesta por recrecer el azud de la zona para estabilizar la lámina de agua, creía que suponía un estorbo para el desarrollo del cauce a su paso por la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios