La Junta minimiza el impacto de los aviones en la ciudad

  • La consejera dice que la contaminación procede del parque de automóviles

La consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, ha minimizado el impacto en materia ecológica y de ruido que tendrá en la ciudad el llamado pasillo aéreo, que atravesarán los aviones una vez que se produzcan las obras de AENA para la ampliación del aeródromo de la capital. En una comparecencia parlamentaria y a propuestas de la parlamentaria del PA Carmen Pinto, que recoge el Diario de Sesiones, la responsable de Obras Públicas pone en tela de juicio las opiniones que aseveran que la ampliación del aeropuerto empeorará el medio ambiente que disfrutan los vecinos.

El Diario de Sesiones recoge que la consejera aseveró que "el mayor contaminante que tiene Córdoba es el automóvil" y, en concreto, el uso del parque privado de coches de la ciudad. Según Gutiérrez, ésta es la fuente de los problemas de ruido y contaminación que sufre la ciudad, "y no el transporte aeronáutico".

De hecho, la consejera se manifiesta como una firme defensora de las obras de ampliación del aeródromo. Según asegura, "se trata de una de las medidas más importantes que se van a adoptar en el ámbito de la ciudad de Córdoba". Afirma, además, que la mayor parte de los ciudadanos apoya la propuesta realizada por AENA, la entidad que dirigirá las obras con la colaboración financiera del Consistorio.

Concepción Gutiérrez desvela en su intervención que AENA le ha hecho llegar su propuesta de un plan especial para el desarrollo del sistema general aeroportuario, que en última instancia será aprobado por la Junta de Andalucía al tener carácter de documento urbanístico supramunicipal. La cuestión es que ya se estaba tramitando un plan de estas características que abogaba por un incremento mínimo de la longitud de la pista de aterrizaje. En ningún caso se proponía la ampliación de la anchura del campo de vuelo para adaptarlo a la normativa oficial. AENA y el Ayuntamiento han aclarado ya que se tendrá que modificar el PGOU, que no prevé un crecimiento tan relevante de la pista de aterrizaje.

El PA ha apoyado las protestas vecinales contra la ampliación haciendo suyas las demandas de la plataforma Córdoba Saludable, que rechaza la ampliación del aeródromo sobre la base de que empeorará el medio ambiente de la ciudad. La parlamentaria Carmen Pinto aseguró que, una vez que se realice la obra del aeródromo, los aviones pasarán a menos de sesenta metros de altura de algunas zonas de la ciudad. Además, mencionó el riesgo de inundaciones y el coste económico y social de las expropiaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios