La Junta amplía las líneas de ITV para reducir la espera a siete días

  • Veiasa amplía sus instalaciones del polígono de La Torrecilla, que atienden cada día a un centenar de automóviles para pasar la revisión obligatoria del vehículo

La empresa pública Veiasa (Verificaciones Industriales de Andalucía, dependiente de la Consejería de Innovación) someterá a una ampliación la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Ingeniero Torres Quevedo, en el polígono de La Torrecilla, con el objetivo de dar una respuesta más rápida a las necesidades de los conductores, que han de pasar de forma obligatoria por los bancos de pruebas de la entidad autonómica.

La Gerencia Municipal de Urbanismo tiene previsto hoy conceder la licencia de obras para la ampliación de las instalaciones, unas actuaciones que durarán en torno a cuatro meses, según los datos que obran en el expediente que se somete al permiso municipal para iniciar las actuaciones.

Fundamentalmente, las obras en una de las sedes de la ITV consistirán en el desarrollo de una segunda línea de atención a vehículos para satisfacer las necesidades de los conductores cordobeses. Este tipo de líneas, aseguraron fuentes de la Junta de Andalucía, se componen de los espacios y la tecnología necesaria para que se compruebe la seguridad de los vehículos y sus niveles de emisión de gases a la atmósfera.

Actualmente, el tiempo de espera hasta que el propietario del vehículo obtiene cita ronda de los nueve a los 15 días, en función de las necesidades y de la demanda existente.

Con la nueva configuración de las instalaciones tras el desarrollo de las obras, las fuentes aseguraron que el usuario tardará una media de siete días en ser atendido por los operarios de la empresa pública. Cada jornada de trabajo, según los datos de Veiasa, 105 vehículos de todo tipo pasan por la única línea para inspeccionar el vehículo que existe en una de las dos ubicaciones de ITV en la capital cordobesa. Además, existen instalaciones en Pozoblanco, Peñarroya-Pueblonuevo, Baena y Lucena. Palma del Río y Puente Genil se encuentran ahora reclamando una sede propia para sus usuarios con el objetivo de que no tengan que desplazarse para el desarrollo de la revisión.

Los turismos de uso particular no tienen que pasar la inspección durante los primeros cuatro años de funcionamiento. Entre el cuarto y décimo año de actividad del vehículo, la ITV tiene carácter bienal. A partir del décimo año de funcionamiento del automóvil, el propietario tiene que pasar cada año por las instalaciones oficiales. Estas revisiones son más exigentes para los vehículos que se dedican a actividades profesionales.

La empresa Veiasa se encarga, además, del control metrológico de los instrumentos de medida, algunos de gran importancia para el consumidor, como los mecanismos de los surtidores de las estaciones de servicio.

15

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios