La Junta investiga la contaminación en el entorno del polígono del cobre

  • La ONG Mediterrania denuncia la muerte de abejas y aves a causa de la supuesta emisión a la atmósfera de metales pesados por encima de lo permitido

Comentarios 14

Técnicos de la Delegación de Medio Ambiente se encuentran en estos momentos inmersos en un estudio epidemiológico en el entorno del polígono del cobre con el objetivo de comprobar si las partículas emitidas por varias empresas metalúrgicas instaladas en la zona afectan negativamente a la población. Hasta el momento la Junta no ha sacado a la luz ninguna de las conclusiones extraídas ya que fuentes de la propia Administración insistieron en que todo se dará a conocer una vez que se concluya la investigación.

Asimismo, apuntaron que en el entorno del complejo dedicado a la metalurgia diversas empresas -sin especificar sus nombres- se encuentran sometidas a una autorización ambiental integrada, lo cual supone la realización de controles periódicos en sus instalaciones. "El control sobre estas empresas es exhaustivo y siempre que algo marcha mal se abre un expediente sancionador por parte de la Administración para que se corrija el error lo antes posible", apuntaron desde la Administración autonómica.

Pero, los más interesados por saber qué partículas están emitiendo algunas firmas al aire son los ciudadanos afincados en el entorno más próximo, que casi a diario se encuentran con animales muertos en el suelo, como aves o abejas, tal y como ocurrió ayer. Así lo denunció ayer a este diario el delegado en Andalucía del Centro de Iniciativas Ecologistas Mediterrania, José Luis Juárez, quien aseguró que desde el verano de 2009 "estamos pidiendo una explicación ante lo que está ocurriendo aquí y seguimos igual que el primer día". Fue en agosto de ese año cuando esta ONG presentó una denuncia ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) para pedir que se analizara qué estaban emitiendo, en concreto, KME Locsa, dedicada a la fundición de chatarra de cobre y latón; Peninsular de Latón, que produce barras de latón a partir de chatarra y virutas mediante fundición; y Cunext Cooper Industries que fabrica transformadores de cobre. Con las investigaciones realizadas por este cuerpo de la Guardia Civil se comprobó que dichas empresas emitían partículas de plomo, cadmio y otras conocidas como PM10, en cantidades superiores a la normativa vigente , lo que es perjudicial para la salud de más de 20.000 cordobeses que están en contacto con la atmósfera contaminada.

Dicho informe fue presentado ante la Fiscalía de Córdoba que de forma inmediata abrió una investigación para esclarecer por la vía judicial el caso. En primer lugar, el Ministerio Público informó de esta situación al delegado provincial de Medio Ambiente, Luis Rey. El responsable contestó que, debido a que las mediciones realizadas habían sido "puntuales, no es posible determinar si existe alguna incidencia en el medio ambiente y en la salud de las personas". Ahora el caso, segúnla ONG Mediterrania, se encuentra en manos del Juzgado de Instrucción número 2 de Córdoba a la espera de la celebración de la vista oral .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios