La Junta descarta nuevas aperturas de la Ronda hasta la inauguración final

  • El túnel de los Omeyas está acabado a falta de equipamiento interior y el de la Almunia, en fase de montaje · El proceso permite instalar el paso soterrado sin que se hundan los restos arqueológicos

La Consejería de Obras Públicas ha descartado definitivamente realizar nuevas aperturas parciales de la Ronda de Poniente hasta tanto se produzca la inauguración definitiva de la infraestructura, una vez que culminen las operaciones en la zona. Los equipos técnicos de la Junta han barajado la apertura parcial del tramo que se encuentra entre la carretera del Aeropuerto y el acceso a la prolongación de la avenida de Manolete. Se trata de una zona de importancia, puesto que supondría una entrada directa desde la Ronda hacia Ciudad Jardín y el barrio de Poniente. Sin embargo, el desarrollo de la obra y la construcción de la gran glorieta elevada de la zona han desaconsejado esta propuesta. La Junta ya abrió parte del llamado tramo dos, la zona de la Ronda que bordea el Parque Figueroa, hace escaso mes y medio, aunque sin darle prácticamente publicidad a este hecho.

Las razones de la medida se encuentran, fundamentalmente, en la marcha de la obra, a la que le quedan, como mucho, cinco o seis meses de trabajos tras multitud de avatares. La Ronda de Poniente, después de lo que tardó en plasmarse en una iniciativa política seria, ha sido objeto de múltiples altibajos que han modificado sustancialmente los términos del proyecto inicial convirtiéndola en una obra más cara, más compleja y más larga.

En estos momentos, uno de los principales escollos de la Ronda se encuentra salvado. El túnel de los Omeyas está concluido en cuanto a excavación y estructura y las empresas contratadas por Obras Públicas se encuentran trabajando en el equipamiento interior. Ha sido una obra especialmente compleja puesto que es el túnel más largo de Córdoba y ha tenido que salvar las vías del ferrocarril convencional, del AVE y de la carretera de Palma del Río sin que en ningún momento se resintiera el tráfico en superficie. Fundamentalmente, el sistema constructivo ha consistido en la creación de una estructura que sostuviera el peso de las vías, el montaje a cielo abierto de los distintos segmentos del túnel e ir hincándolos en la tierra mediante un sistema que ha de funcionar al milímetro.

Una de las curiosidades es que se iba a trabajar solamente por las noches para la seguridad del tráfico ferroviario. Los ingenieros han logrado que se actúe en horario normal con un control de personal de ADIF que medían la desviación de las vías del ferrocarril, a veces milimétricas, que eran corregidas mediante un sistema de precisión.

El segundo túnel es el que se está construyendo en la zona y que ha estado forzado por la aparición de los restos de una almunia. En realidad se trata de una continuidad del de los Omeyas, ubicado en su salida Sur con el único objetivo de pasar el tráfico por debajo de los restos arqueológicos. En la actualidad, los operarios que trabajan en la zona han sostenido con una plataforma formada por pilares hincados en la tierra la superficie de la almunia con el objetivo que no se hunda. A cielo abierto, se han montado las dos secciones del túnel, que tienen la sección (dos carriles más arcenes y medianas) que presenta la Ronda. Una vez construido, se empieza el sistema de hincado en el terreno mediante un sistema de enormes gatos hidráulicos que introducen las estructuras de hormigón en el terreno a una velocidad imperceptible.

El túnel de la almunia está compuesto en realidad de dos grandes piezas. La ubicada al Sur ya se está introduciendo en la tierra controlando en todo momento la estabilidad de los restos arqueológicos para que no se produzca un hundimiento. La pieza Norte se está montando aún a cielo abierto para proceder en una siguiente fase de la obra a colocarla en su posición definitiva.

Una tercera infraestructura que se está concluyendo ahora consiste en la creación de una gran glorieta en superficie que permitirá salir de la Ronda de Poniente y entrar en el barrio de Ciudad Jardín. Se trata de una glorieta elevada puesto que el grueso del tráfico pasará por debajo para no interrumpir la marcha de la vía rápida. El acceso a la glorieta por sendas vías de servicio permitirá realizar todos los recorridos apartándose del tráfico general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios