Córdoba

Junta y Urbanismo siguen sin dar una solución a la innovación de Cosmos

  • Pedro García dice ahora que va a consultar a Medio Ambiente si sigue adelante con el proceso y José Fiscal deja en manos del Ayuntamiento todo lo que tenga que ver con la ordenación

una visita de los medios de comunicación a la cementera Cosmos. una visita de los medios de comunicación a la cementera Cosmos.

una visita de los medios de comunicación a la cementera Cosmos. / álex gallegos

¿qué va a pasar con Cosmos? Si la respuesta dependiera de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de la ciudad, habría que sentarse a esperar. El gobierno municipal, con el primer teniente de alcalde y presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Pedro García, al frente, continúa con su idea de aprobar una innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que deje a la cementera fuera de ordenación para usar el proceso de la valorización (teniendo la empresa que dejar de usar ese procedimiento o irse a otro lugar a hacerlo). Por su parte, la Junta de Andalucía insiste en que lo que hace Cosmos en estos momentos es totalmente legal -ya está valorizando- y que además lo hace porque la GMU en 2006 emitió un informe de compatibilidad urbanística positivo en este sentido. El gobierno andaluz también deja claro que desde una posición autonómica no se puede decidir la ordenación de la ciudad, algo que deja en manos únicamente del gobierno municipal.

Ayer volvió a ocurrir otro episodio de esos que sirven para rizar el rizo más que para aclarar las cosas. Pedro García anunció que la Gerencia solicitará un informe -otro más- a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta para aclarar su postura de cara a continuar o no con la innovación del PGOU. "Si hay que seguir con la innovación se seguirá", pero si no hay que seguir, "pues no se seguirá", afirmó García, quien apuntó que "todas las innovaciones las tiene que aprobar la Junta", de manera que "seguir con algo que no es necesario y luego venga con un informe que diga que esto no era necesario tampoco tiene mucho sentido".

Una hora después, el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, de visita en Córdoba, recordaba que "el Ayuntamiento de Córdoba es quien organiza su ciudad, quien la ordena y quien decide la actividad que puede ir en tal sitio". Fiscal insistió mucho en esto y dejó claro en varias ocasiones durante su intervención que desde la consejería "no entramos dónde tiene que ubicarse una estación de este tipo, un espacio verde o un centro de salud. Nosotros nos debemos a unas normas que aplicamos y nada más. Hemos tenido innumerables reuniones y esto no es más que lo venimos diciendo desde el principio con el máximo respeto a la ordenación que quiera dar el Ayuntamiento a la ciudad".

"No somos nadie para dar consejos sobre cómo ordenar la ciudad siempre y cuando se ajuste a las normas", añadió Fiscal, quien volvió a manifestar que esto es una decisión "estrictamente municipal". Con ello, opinión que si el Ayuntamiento entiende que la ubicación actual de la cementera no es la mejor, "no nos vamos a oponer -la Junta-" al cambio.

Lo que sí recordó el consejero de Medio Ambiente es que Cosmos puede valorizar en estos momentos con todas las de la ley. Aquí es donde entra en juego ese informe de compatibilidad urbanística emitido por la Gerencia de Urbanismo en el año 2006 que con carácter positivo avalaba la actividad de Cosmos. Ese informe es la clave para que la Consejería de Medio Ambiente otorgue a la empresa de cementos la autorización ambiental para ejercer su actividad, algo que sí depende únicamente de la Junta. Por lo tanto, el gobierno autonómico es quien otorga dicha autorización a raíz de un informe que le emite la GMU con carácter positivo.

Por lo tanto, según Fiscal, "a autorización ambiental de la industria tiene un elemento fundamental que es un informe de compatibilidad urbanística, que se pidió en su momento y en el que se basa la consejería para autorizar la actividad". Con ello, añadió, que "si el Ayuntamiento entiende que en el ordenamiento de la ciudad esta actividad tiene que estar en otro lado, se nos tiene que dar un informe de compatibilidad urbanística negativo para reformar la autorización", es decir, para retirarla.

Sobre la posibilidad de contaminación por el uso del proceso de la valorización en su método de producción, Fiscal explicó que "una cuestión es que una actividad sea contaminante y otra que sea peligrosa" y apuntó que la Junta no es una "administración laxa con la exigencia que le hacemos a la industria. Lo que hacemos es vigilar para que se cumplan las normas". Sobre la valorización, recordó que es una técnica "avalada por la Unión Europea" e insistió en que la competencia de la Junta en este sentido es vigilar que esa actividad se lleva a cabo de la manera correcta, siguiendo las normas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios