La Junta cesa a Crespín como delegada para que se centre en la gestión del PSOE

  • La delegada señaló ayer que es ella la que ha pedido el cambio, si bien desde el pasado viernes se viene hablando de su salida para cumplir lo acordado en el congreso provincial

Antonio Ruiz, Rafaela Crespín y la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio. Antonio Ruiz, Rafaela Crespín y la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio.

Antonio Ruiz, Rafaela Crespín y la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio. / el día

Comentarios 1

Desde la celebración del congreso del PSOE cordobés hace unas semanas en Lucena, estaba cantado que la nueva secretaria de Organización del partido, Rafaela Crespín, dejaría de ser delegada del Gobierno de la Junta en Córdoba después de tres años. Ése era el pacto que tenía con el actual secretario general, Antonio Ruiz, para que no hubiera dos listas en el cónclave, si bien algunos de los partidarios de Crespín no esperaban este cambio "tan pronto", ya que se ha creado una nueva figura -la de la vicesecretaria general del PSOE, que ocupa Dolores Amo- que hizo pensar a muchos que sería la encargada de la gestión más directa del partido y que, por tanto, serían compatibles los cargos de representante de la Junta en la provincia y la de secretaria de Organización.

Sin embargo, no ha sido así y ya desde finales de la semana pasada se fue corriendo el rumor de que Crespín sería cesada en el Consejo de Gobierno de hoy y relevada por otra persona. De hecho, hasta se envió por distintas vías un documento a algunas agrupaciones en el que se pedía -aunque sin citarla- que la salida de Crespín del organigrama de la Junta se realizara de manera consensuada. En ese manifiesto, al que ha tenido acceso el Día, se indica que "las agrupaciones municipales apostamos por la unidad del PSOE de Córdoba, por el pleno desarrollo y respeto a las competencias propias de cada miembro de la dirección provincial, por la toma de decisiones consensuadas, por la creación de un clima de confianza que fortalezca al partido y lo convierta en un instrumento útil para las agrupaciones locales, y porque los cambios que deban realizarse en los cargos públicos sean consensuados y planificados, buscando la mejor de las opciones para conseguir unos buenos resultados electorales, tal y como se recogía en el acuerdo firmado en su día por parte de los hoy secretario general y secretaria de Organización". Se quería evitar una salida traumática de Crespín.

La dirección insiste en que el cambio en la Delegación responde a un proceso "natural"

No obstante, poco o nada cambió en este sentido y fue la propia delegada del Gobierno la que ayer anunció que ella misma había pedido su sustitución al frente de la Delegación del Gobierno para centrarse en las labores de partido. En ese escrito, Crespín señala que "el nuevo modelo de partido que se pretende desarrollar en esta etapa necesita de absoluta dedicación, cercanía a la militancia, a las agrupaciones locales y a los distintos grupos municipales del PSOE, tanto aquellos que se encuentran en la oposición, como los que están en el gobierno, para contribuir a superar el principal reto al que se enfrenta el partido, que son los próximos procesos electorales, tanto a nivel autonómico como municipal."

Rafaela Crespín aseguró que ha sido ella la que "ha solicitado su relevo para poder dedicarse a esas nuevas tareas, íntegramente orgánicas, después de haber vivido una etapa muy intensa, como responsable de Política Municipal de la Comisión Ejecutiva del PSOE de Andalucía, trabajando en el mismo equipo de Susana Díaz, y después de haber estado tres años ostentando la máxima responsabilidad del Gobierno autonómico en la provincia de Córdoba, fortaleciendo las políticas que desde el PSOE se han dirigido a la ciudadanía de la provincia de Córdoba".

Además, agradeció a la Junta de Andalucía y especialmente a su presidenta, Susana Díaz, su confianza durante estos años en los que ha estado al frente del gobierno andaluz en la provincia de Córdoba y calificó como "un autentico honor" haber tenido la oportunidad de servir a los cordobeses desde esta institución. Asimismo destacó su trabajo coordinado con el resto de instituciones y representantes de la sociedad cordobesa, al tiempo que resaltó su relación con el equipo de delegados y delegadas territoriales y agradeció la labor de los trabajadores y trabajadoras de la Junta.

La delegada del Gobierno y secretaria de Organización del PSOE de Córdoba manifestó que esta decisión se enmarca en su compromiso con el partido y el convencimiento de que, en este momento, es necesario prestarle la máxima atención y dedicación. En su opinión, es necesario dar ese paso y solicita que ese relevo se haga en el momento que mejor se considere para la institución y los proyectos que la Junta tiene en marcha en la provincia de Córdoba. Crespín calificó su nueva etapa al frente de la Secretaría de Organización del PSOE en Córdoba "como especialmente ilusionante, entendiendo que es imprescindible atender las necesidades del partido en beneficio de la ciudadanía".

De los cambios en la estructura de la Junta de Andalucía en Córdoba -no sólo del puesto de Crespín, sino en otras delegaciones en las que una parte del partido cree que "el perfil es demasiado bajo"-, se viene hablando desde hace meses, si bien ha sido en las últimas semanas cuando más se ha centrado el foco mediático. Uno de los puntos de partida fue el anuncio de Rafaela Crespín de presentarse a la secretaría general del PSOE cordobés y enfrentarse a la lista de Antonio Ruiz, presidente de la Diputación y alcalde de Rute. Aquel movimiento se cerró -de manera provisional- con un acuerdo entre ambos aspirantes para concurrir juntos, de manera que la delegada del Gobierno ocuparía la secretaría de Organización.

Los días previos al congreso provincial del 21 de octubre en Lucena las relaciones entre ambas corrientes -la de Ruiz, que era la mayoritaria, y la de Crespín- se fueron deteriorando, hasta el punto de que el mismo día de celebración del cónclave no se se sabía cómo quedaría el organigrama de los socialistas cordobeses. Tras muchas de horas de tensión y negociación, se recuperó el acuerdo, si bien entre los puestos de secretario general y de Organización se creó la figura de la Vicesecretaría General -ocupada por la montoreña Dolores Amo-, lo que hizo pensar a muchos de los partidarios de Crespín que podría compatibilizar las responsabilidades orgánicas y las institucionales.

Desde la actual dirección provincial, se ha expuesto que este relevo de Crespín es algo "natural" que se enmarca en los acuerdos del último congreso y que, por tanto, tendría que producirse antes o después. Respecto al perfil de su sustituta en el cargo, fuentes del PSOE indicaron ayer que todo apunta a que será una mujer de la total confianza de Antonio Ruiz y de la comarca de la Subbética cordobesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios