Rector de la Universidad de Córdoba (UCO)

José Manuel Roldán: “Hay que ser realistas, la sociedad marca la universidad que tenemos”

  • El máximo responsable de la institución académica reconoce que el curso que ha concluido “ha sido muy tranquilo porque no ha habido peleas” y que aún es pronto para plantearse la reelección

Comentarios 2

Entre sus retos continúa el de acercar a la sociedad la Universidad de Córdoba (UCO), una meta que se puso al llegar al máximo al puesto de la institución que dirige desde hace dos años. El rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, insiste en que en estos dos años la institución “está haciendo cosas y cumpliendo un programa de gobierno”.

–Se cumple el segundo año de su mandato, en un curso caracterizado por la normalidad. ¿Ha llegado la tranquilidad a la UCO?

–El programa, a cuatro años, se está cumpliendo. Ha sido un año muy tranquilo porque no ha habido peleas. La Universidad es como un barco, hay que llevarlo a buen término y evitar que se bambolee mucho. La UCO está haciendo cosas y cumpliendo un programa de gobierno. El personal está tranquilo y relajado, y eso es lo más importante. Los grandes debates de modelo de Universidad ya están inventados. Lo que hay que hacer es dar clases con la mayor calidad posible, al igual que investigaciones y tener una gestión eficaz; ese es el modelo de Universidad.

–Uno de sus principales retos es acercar la institución a la sociedad, ¿lo está consiguiendo?

–La Universidad está presente y trabaja en todos los foros de la ciudad y la provincia con las aulas, las cátedras y los cursos de verano. Además, para la ciudad es muy importante que traigamos congresos. A diferentes niveles se está consiguiendo y, por tanto, creo que la apertura a la sociedad se está ampliando.

–¿Qué pasos se han seguido?

–En la época en la que ingresé en la gestión universitaria, entre 1983 y 1984, en la ciudad se hablaba muy poco de la Universidad. Ahora no, porque participamos en todos los centros tecnológicos, como el de la madera, o en el centro agroalimentario de Aguilar de la Frontera. Todas estas cosas hacen que esté presente en la sociedad y que te pongas a su disposición. Por ejemplo, hemos tenido una entrevista con el comisario jefe, José Antonio de la Rosa, para ver cursos de formación relacionados con la seguridad e impartirlos en Derecho. También ofrecemos el uso de nuestras instalaciones y el deporte.

–La participación dentro de la Universidad también es importante, ¿no?

–Sí lo es. El claustro sólo se reúne una vez al año, aunque el debate está en el continuo contacto en los consejos de gobierno o en las comisiones, para que todo el mundo diga lo que tenga que decir.  Para aumentar el contacto, tras el verano voy a hacer visitas a todos los centros y facultades para ir viendo qué problemas hay y si nos estamos desviando del programa. Se trata de una dinámica para que la gente participe y transmita ideas. Ahora mismo nos la jugamos con la acreditación del profesorado. Hasta ahora no hay habilitaciones desde la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, pero en septiembre empezaremos a recibir evaluaciones, que en muchos casos serán positivas. Todo el que se acredite tendrá plaza.

–¿Cuántos profesores contratados pasarán a ser funcionarios?

–Unos 200 se convertirán en funcionarios, pero no todos porque hay profesores que son titulares y pasarán a ser catedráticos.

–En la entrega de la primera edición de los premios de Innovación Docente del Consejo Social, la profesora de Producción Animal Ana Garrido pidió la renovación de los docentes de la UCOy la entrada de savia nueva. ¿Cómo se lo tomó?

–Si Ana Garrido no es crítica... La nueva contratación prevista equivale a unos 100 profesores a tiempo parcial, lo que representa que el 50% sea a tiempo completo. La renovación de gente joven en la UCO sólo tiene dos vías:que se vaya antes el personal maduro facilitando las prejubilaciones y también con la inclusión de más profesorado joven.

–¿Qué medidas se están llevando a cabo para la dignificación docente?

–Una de ellas es el plan de apoyo a la calidad de la docencia, así como los planes de formación del profesorado, el convenio colectivo del profesorado contratado o los asesores que llegan con la entrada del Espacio Europeo de Educación Superior. No se puede decir que no se incentiva la docencia porque se toman medidas como éstas; son medidas que se vehiculizan.

–Más profesores, pero el número de alumnos apenas crece en los últimos años. Además, los ciclos de Formación Profesional ganan cada vez más terreno al ámbito universitario, ¿a qué cree que se debe esta situación?

–El país necesita una formación profesional potente por la saturación de determinadas titulaciones. Lo que hacen estos ciclos es  reforzar la sociedad civil; antes no se potenciaba porque no había dinero. Supone una merma de alumnos en la Universidad, pero me parece razonable que se potencie. La verdad es que con la Formación Profesional se pierde un porcentaje de alumnado y parte de la financiación está ligada al número de estudiantes. Me da más miedo por el ámbito de la provincia, ya que Córdoba está relativamente estancada, y otras como Málaga o Cádiz crecen más. Córdoba desgraciadamente está en una situación que no es una explosión de crecimiento y la Universidad es un reflejo de ello. Ahora hay universidades en todas partes y el mayor porcentaje de alumnos se queda en su sitio. Tenemos que se realistas y ver que tenemos una universidad del tamaño que nos marca la sociedad que nos rodea. Independientemente, tenemos que buscar nuestra especificidad.

–¿Qué propone para ello?

–Por ejemplo, Veterinaria y Agrónomos. Ahora también tenemos que buscar la originalidad y culminar aquello que tenemos sin acabar: si tenemos la Facultad de Medicina, un hospital de referencia, como es el Reina Sofía, y una buena Escuela de Enfermería, lo lógico sería cerrar el triángulo con la titulación de Fisioterapia, que teníamos concedida, porque completaría un campus de Ciencias de la Salud en condiciones.

–¿Cómo va negociación de las nuevas titulaciones del Espacio Europeo de Educación Superior?

–Tras el verano habrá que discutir con la Consejería de Innovación el plan estratégico de las titulaciones. En principio, la UCO no perdería ninguna, y si hay alguna carrera que no tiene demanda suficiente, sólo aplicaríamos la norma.

–La Escuela Politécnica Superior ha solicitado la titulación de Ingeniería de Edificación para 2010, al igual que la Escuela Politécnica de Belmez, ¿dónde irá?

–Primero se tendrá que analizar con la Junta y, luego habrá que ponerse de acuerdo para ver dónde ubicarla, si en la capital, o en una villa de la provincia. Algunos municipios tienen mucha demanda; Cabra pide Enfermería y Lucena, Economía.

–Este año, la UCO ha cerrado con un superávit de 2,3 millones de euros y, sin embargo, el Consejo Social le ha hecho una serie de recomendaciones, como impulsar el proceso de contabilidad.

–Realmente se trata de un programa complicado y complejo porque requiere un modelo de gestión muy grande, como, por ejemplo, saber lo que nos cuesta un alumno de Medicina.

–Otro de los consejos que ofreció la presidenta del Consejo Social, Anabel Carrillo, fue de la mejora las estimaciones presupuestarias y aumentar los recursos externos: ¿es posible poner en práctica estas recomendaciones?

–Lo que nos recomiendan es no ser tan restrictivos cuando se hace un presupuesto con prudencia. En aumentar los recursos externos sí estamos de acuerdo, hay que tocar nuevos palos. Podemos obtener un mayor número de patentes, crear nuevas empresas de base tecnológica; tenemos que apoyarlas, aunque también tenemos que hacer una renovación seria porque no se trata de poner dinero, crear una empresa de estas características, que nos den el sitio, los medios y luego nos quedemos con los beneficios. Hay que crear sociedades en las que la Universidad pueda participar si el proyecto es interesante y capitalizar los medios disponibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios