Joaquín Nieva y Francisco Orozco entran en el consejo de administración de Cajasur

  • El obispo realiza una serie de nombramientos en el Cabildo para cubrir las vacantes de Mario Iceta y de Juan Árias

Comentarios 2

Los nombramientos realizados por el obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, en el seno del Cabildo Catedral para cubrir las vacantes dejadas por la jubilación de Juan Árias y el nombramiento como obispo auxiliar de Mario Iceta, -ambos miembros del consejo de administración de Cajasur-, han hecho que Joaquín Nieva y Francisco Orozco entren en el órgano de gobierno de esta entidad financiera.

Pero la reforma realizada por el prelado en el seno de la corporación catedralicia es aún más extensa. Por una parte, ha designado arcediano -uno de los cargos de más relevancia del Cabildo, tras el presidente- al vicario general de la Diócesis, Fernando Cruz Conde, quien ya ocupaba un asiento en el consejo de administración de la caja. A Nieva, vicario general de pastoral, y a Orozco, vicario episcopal de la Campiña, les ha conferido las dignidades de doctoral y magistral, respectivamente, que son dos de las seis que señalan los estatutos de la entidad financiera para formar parte de sus órganos de gobierno en representación del Cabildo.

Además, Asenjo ha aprovechado la ocasión para incorporar a cuatro sacerdotes más al cuerpo capitular y cubrir las vacantes que se han producido en los últimos meses. De este modo, el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado, y el vicario episcopal del Valle del Guadalquivir, Manuel Montilla, entran como canónigos junto al delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social, José Juan Jiménez Güeto, y al director adjunto de la Escuela Universitaria de Magisterio de la Iglesia, Agustín Moreno.

Cuando se hizo público el nombramiento de Iceta como obispo auxiliar de Bilbao, Asenjo ya anunció estos cambios que se iban a producir en la estructura del Cabildo y se comprometió a que se darían a conocer el 12 de abril. Posteriormente se postergó la decisión hasta finales de dicho mes, ya que Juan Árias, también consejero de Cajasur, cumplía 75 años, la edad reglamentaria a la que hay que presentar la renuncia de todos los cargos que se tengan en el Cabildo.

Salvo el reforzamiento de Cruz Conde, nombrado el mes pasado como vicario general, es decir, el número dos de la Diócesis, la apuesta realizada por Asenjo con estas designaciones es por dar cargos de responsabilidad a las generaciones más jóvenes. Así, Nieva y Orozco pasan a ser los consejeros más jóvenes de Cajasur, con 39 y 38 años, respectivamente, mientras que en el Cabildo también se rebaja la edad. Si antes el más joven era Iceta con 43 años, ahora es un grupo compacto formado por Nieva, Orozco, Jiménez Güeto y Moreno, todos ellos en torno a los 39 años.

En este paquete de nombramientos, Asenjo también ha incluido al párroco del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral, Bartolomé Menor, quien pasa a ser canónigo honorario por sobrepasar la edad de 75 años.

Los nuevos canónigos recibieron en el día de ayer la colación, que es el nombramiento que de manos del obispo les confiere la nueva responsabilidad. A partir de ahora, se fijará la fecha en la que se procederá a la solemne toma de posesión de las correspondientes canongías, una ceremonia que se desarrolla primero en la sala capitular, y luego en el coro catedralicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios