Universidad

Investigadores de la UCO patentan una cosechadora que agita a la vez el tronco y las ramas para recolectar frutos

  • El prototipo está ideado principalmente para olivos y almendros del tipo intensivo y podrá cosechar la extensión de una hectárea en menos de una hora

Un momento de trabajo de la cosechadora en el campo. Un momento de trabajo de la cosechadora en el campo.

Un momento de trabajo de la cosechadora en el campo. / El Día

Investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO) han diseñado una máquina que se ajusta a las dimensiones de los frutales y, tras sacudir de forma simultánea el tronco y la copa, recoge la fruta con unas cintas transportadoras y las almacena directamente en su parte trasera.

La Fundación Descubre ha informado en un comunicado de que el prototipo configurado por los expertos, e ideado principalmente para olivos y almendros del tipo intensivo, podrá cosechar la extensión de una hectárea en tres o cuatro horas.

Este sistema tecnológico aúna los dos principales métodos para el desprendimiento de fruto que actualmente se emplean en distintos dispositivos de recolección de manera separada, como un vibrador para el tronco y un sacudidor de copa que se ajustan a las dimensiones de la misma.

Ambas funciones permiten una agitación completa de la parte superior del árbol, al mismo tiempo que se agita el tronco, de tal forma que se obtiene una mayor caída de frutos en comparación con los mecanismos que trabajan por separado.

El investigador de la UCO Jesús Gil Ribes, uno de los autores de esta patente, ha asegurado que han diseñado "la primera cosechadora que vibra el tronco y sacude la copa a la vez para obtener altas eficiencias de derribo y recoger y gestionar así el fruto obtenido".

En un lateral de la máquina se encuentra el mecanismo de vibración del tronco, que consiste en una pinza automatizada para detectarlo, agarrarlo y agitarlo.

Por otro lado, el sistema dispone de múltiples varas colocadas en paneles verticales, a ambos lados del árbol, capaces de identificar, envolver y penetrar en la copa.

Esto facilita un mayor derribo de los frutos, ya que se complementan y refuerzan ambos sistemas, mientras que "el daño al árbol será inferior al que sufre cuando se vibra y varea por el sistema tradicional", ha aclarado Gil Ribes.

Una vez lograda la caída del fruto, se deposita sobre unas zonas de recepción y, mediante cintas transportadoras, el fruto se dirige hacia la zona de almacenamiento para su posterior descarga.

Otra característica de este invento es su función autopropulsada con motores hidráulicos en las cuatro ruedas motrices, directrices y autonivelantes.

"Con este sistema de tracción, la máquina puede moverse por el campo con total facilidad en circunstancias en las que el terreno sea abrupto o se presente algún montículo", ha apuntado el investigador.

Aunque inicialmente sus inventores la idearon para trabajos en el olivar intensivo, su utilidad es polivalente, ya que se puede emplear también para la recolecta de otras especies arbóreas.

"Esta máquina está diseñada para la recolecta de almendros u otros árboles de frutos secos como el pistacho, pero también para frutales de hueso o de pepita, cítricos, así como cualquier otro fruto colgante", especifica el autor de la patente.

Según los inventores, esta máquina supone una mejora en la automatización del campo, al mismo tiempo que incorpora tecnologías de comunicación en el sistema de recepción de los frutos.

"Además de agilizar el trabajo diario en un sector como la agricultura, optimiza las tareas de gestión, porque permite derribar casi la totalidad de los frutos cosechables en un tiempo de unas 3 y 4 horas de trabajo por hectárea", ha concluido el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios