Intervención detecta que el déficit municipal alcanzará 31,8 millones este ejercicio

  • El servicio municipal enmienda el presupuesto de 2008, que el gobierno municipal pretendía aprobar con superávit · El Consistorio tendrá que elaborar un nuevo plan trienal de saneamiento para ahorrar 10 millones por ejercicio

Comentarios 3

El servicio municipal de Intervención, encargado del control de las operaciones económicas que realiza el Ayuntamiento, le ha dado la vuelta al no nato presupuesto de 2008. El informe preceptivo que realiza este departamento público, al que ha tenido acceso El Día, advierte de que las cuentas municipales para este ejercicio no se encuentran equilibradas y que ni siquiera presentan el superávit que había anunciado el gobierno municipal en la presentación pública del documento, que ascendía a 1,2 millones de euros.

El dictamen de la Intervención manifiesta, mientras tanto, que las cuentas presentadas por el equipo de gobierno suponen un déficit (la diferencia entre los ingresos y los gastos) récord de 31,8 millones de euros, una cantidad tremendamente alta teniendo en cuenta que todos los presupuestos de la última etapa municipal partían del equilibrio o de un ligero superávit. El déficit que aflora por el informe de Intervención es igual al capítulo de inversiones de la Gerencia de Urbanismo o cercano a lo que pretende gastar Vimcorsa en ejecución de viviendas.

¿Cómo es posible que el departamento de Hacienda, dirigido por Francisco Tejada, encuentre números azules donde Intervención los halla rojos? La respuesta se esconde en el sistema de contabilidad de las administraciones públicas SEC95. Todas las instituciones públicas están realizando sus previsiones económicas sobre la nueva normativa que obliga a la estabilidad presupuestaria mediante nuevos criterios contables. El informe de Intervención ha realizado los ajustes a este sistema contable mediante una alteración de las partidas de ingresos y gastos previstas en el proyecto de presupuestos aprobado por la Junta de Gobierno Local. La operación resultante es que los gastos ascienden, una vez corregidos, a 334 millones de euros, mientras que los ingresos quedan en 302,2 millones de euros. La diferencia es el agujero de 31,8 millones de euros detectado por el servicio de Intervención.

Para hacer frente a esta realidad económica municipal, el Pleno del Ayuntamiento tendrá que tomar conocimiento del informe y remitirlo a la Junta de Andalucía, ya que la Consejería de Economía y Hacienda es quien tiene la potestad legal de vigilar las haciendas locales. Así, el Consistorio tendrá que aprobar en tres meses un plan de saneamiento a tres años vista que le obligará a apretarse el cinturón por una cantidad equivalente a la del déficit declarado. El Ayuntamiento ha tenido que desarrollar un plan similar entre 2006 y 2008, el último año en el que declaró déficit.

Ello quiere decir que el Ayuntamiento tendrá que alterar sus previsiones de gasto a medio plazo vista para ahorrar diez millones de euros por año. Se trata de una cantidad similar a la augurada por el Grupo Municipal del PP, que detectó un desfase de 30 millones de euros entre los ingresos previstos por el gobierno municipal y la realidad.

El ajuste realizado por la Intervención -cuyo informe es necesario para que se produzca la aprobación en Pleno- llega en el peor de los momentos posibles. Aparte del enorme retraso que acumulan las cuentas públicas de este ejercicio, el Ayuntamiento se encuentra -como el resto de las administraciones- azotado por las perspectivas de la desaceleración económica que supone una merma de los ingresos derivados de la actividad económica. El Consistorio se enfrenta a determinadas obligaciones inversoras que le generan compromisos para este año de elevado presupuesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios