Interior ordena "contundencia" para frenar a los piquetes

  • Las protestas se han saldado ya con 60 detenidos · La Policía desbloquea los accesos a Madrid y reabre La Junquera

Las Fuerzas de Seguridad cumplieron ayer las órdenes del Ministerio del Interior y actuaron para intentar desbloquear las carreteras y permitir el paso de los camiones bloqueados en las principales vías por la acción de los piquetes. El titular de ese departamento, Alfredo Pérez Rubalcaba, había garantizado a primera hora de la mañana "máxima contundencia y firmeza" contra quienes atenten contra el derecho al trabajo de los camioneros que no participan en la huelga.

La intervención de la Policía Nacional y la Guardia Civil, se había traducido al cierre de esta edición en la detención de 60 manifestantes (43 ayer y 17 el martes). Los agentes, cuyo despliegue aumentó ayer hasta los 25.100, tienen la orden explícita de garantizar que los productos básicos lleguen a los puntos de venta, tarea que incluye detenciones y la imposición de sanciones y multas. Rubalcaba subrayó que "no es constitucional" perjudicar la rutina de los ciudadanos ni alterar el orden público, en referencia a los piquetes, que calificó de "ilegales". Preguntado sobre el criterio para que los agentes intervengan, el ministro se limitó a indicar que el de garantizar los derechos de los ciudadanos. Además, detalló que las multas recaerán sobre los camioneros mal estacionados y que las cuantías aumentarán si eso supone "un peligro" para el resto de conductores.

La respuesta de Interior se producía tras los graves incidentes registrados en las primeras jornadas de huelga. Además de la víctima mortal en Granada, Alicante registró dos casos graves en apenas nueve horas. En el primero de ellos, un camionero de 43 años de la empresa Alcotrans y natural de Granada, sufrió quemaduras graves cuando dormía en el interior de su vehículo y se vio sorprendido por el incendio en otros cinco. En el segundo, una furgoneta que acababa de cargar paquetes en una empresa de mensajería arrolló a un grupo de huelguistas en el Polígono de Las Atalayas. Un transportista recibió el impacto del coche y fue arrastrado 50 metros, mientras el conductor se dio a la fuga.

Pero las trifulcas no sólo afectan al territorio valenciano. En Behobia (Guipúzcoa), la Ertzaintza detuvo a un piquete por agredir a un compañero. Además, en Cáceres han abierto un expediente informativo a dos guardias civiles por sacar sus armas ante un piquete en el municipio de El Batán. En Galicia, Leche Rio, que recoge el 30% de la producción gallega, paralizó su actividad por los piquetes.

En Cataluña también actuaron los Mossos d'Esquadra para poner fin a tres días de colapso en el paso fronterizo de La Jonquera (Gerona). En otro de los puntos calientes de las movilizaciones, los accesos a Madrid, los antidisturbios detuvieron a 34 camioneros que mantenían bloqueada la entrada a la capital por la A-1 desde el lunes.

Mientras tanto, hipermercados, supermercados y tiendas tradicionales comienzan a tener problemas para reponer los alimentos frescos y envasados. Así lo han confirmado fuentes de cadenas como Alcampo, Carrefour, Mercadona y Eroski, patronales como Asedas o mercados y galerías tradicionales de la Comunidad de Madrid, que reconocen que desde el inicio de la huelga sólo han podido mover el 10% de los más de 6.000 vehículos que componen la flota de sus proveedores logísticos. Respecto a las gasolineras, la patronal catalana alertó ayer de que se están "quedando secas" ya que no salen las cisternas necesarias desde el Puerto de Barcelona. Las de Madrid sólo están desabastecidas en un 15%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios