Infraestructuras se compromete a "agilizar" las obras del Realejo

  • Cárdenas insiste que los trabajos terminarán en septiembre y que, para ello, el mes que viene se reforzará la plantilla con una cuadrilla más por las tardes

Las obras de El Realejo están dando más de un quebradero de cabeza al nuevo delegado de Infraestructuras, Francisco Cárdenas, quien está haciendo frente, según aseguró ayer, a "un malentendido" sobre la fecha de finalización de los trabajos. Y es que vecinos y Ayuntamiento no coinciden en la fecha de acabado de la obra, prevista por los comerciantes y residentes para finales de agosto y por Infraestructuras para el 19 de octubre. Sin embargo, y para aliviar las consecuencias que está teniendo la reforma de esta vía, sobre todo entres los pequeños empresarios de la zona, Francisco Cárdenas se comprometió ayer a "agilizar" las obras.

Para ello, el delegado aseguró que desde el martes están trabajando más operarios en los trabajos de reforma, llegando incluso a doblar los que hasta la semana pasada había para según qué trabajos. Según manifestó el edil, en esta obra "hay ciertas cosas que no necesitan más de tres o cuatros trabajadores". Además, a partir de septiembre, y una vez que se retire la jornada intensiva obligada por el convenio colectivo del sector de la construcción, que prohíbe trabajar por las tardes hasta finales de agosto, "se reforzará la obra con una cuadrilla más en horario de tarde", dijo Cárdenas. Además, señaló que se estudiará también la posibilidad, si hace falta, de que se trabaje los sábados por la mañana. Con estas medidas, el Ayuntamiento espera que la reforma del Realejo termine en septiembre, en lugar del 19 de octubre como está comprometido con la empresa, apuntó Cárdenas. A pesar de las explicaciones del concejal, vecinos y comerciantes mantienen que la anterior delegada de Infraestructuras, Rosa Candelario, les aseguró en marzo que la obra finalizaría en agosto, cinco meses después de que Emacsa empezara las obras de canalización de la red de alcantarillado en abril. El vicepresidente de la asociación de comerciantes, Antonio Gigante, confía en que el Ayuntamiento cumpla los plazos dados, ya que si no es así "será la ruina para muchos empresarios".

Gigante criticó la "postura cómoda" que el delegado de Infraestructuras mantuvo ayer, ya que "no se comprometió a dar una fecha" y sólo dijo que "la empresa va hacer todo lo posible para terminar antes". Asimismo, este comerciante manifestó que las medidas fiscales planteadas por el PP el martes para reducir el IBI de los afectados por las obras "no sirven de nada para la mayoría de los comerciantes, ya que estamos de alquiler", por lo que aseguró que "habrá que plantear otras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios