IU opta por mirar a otro lado y no prevé sanción alguna para Rosa Aguilar

  • El coordinador afirma que por decir que se ha votado a una formación distinta a la que se pertenece "no se expulsa a nadie"

Comentarios 6

En cada casa, cada cual dicta sus normas, y en la sede provincial de IU ya han decidido cuál será su respuesta ante los últimos desaires en público de Rosa Aguilar a la coalición. Nada. Eso es lo que van a hacer. Correr un tupido velo y mirar hacia otro lado como si las palabras de la alcaldesa no hubieran hecho mella en el día a día de una formación tocada por los malos resultados electorales y por actitudes que parecen más orientadas a minar lo existente que a refundar el proyecto.

"Por algo así no se expulsa a nadie", sentenció ayer el coordinador provincial de IU, Francisco Martínez, en alusión a las últimas perlas de Rosa Aguilar, quien ha revelado que el 9 de marzo votó a la candidata al Senado por el PSOE Maribel Flores. La alcaldesa no quiso pronunciarse en cuanto al sentido de su voto en las generales y en las andaluzas, aunque se mostró consciente de que hay mucha gente que, a día de hoy, puede dudar de que su papeleta llevara las siglas de IU. Ya puesta, Aguilar también dio a conocer que hace unos cinco años que no paga las cuotas como militante del PCE, algo que le ha supuesto la baja en el partido.

Pese a todo, el coordinador provincial no ve motivo alguno para "expedientar o apercibir" a Rosa Aguilar, quien es una de las voces más autorizadas de IU y ejerce la tarea de portavoz institucional de la coalición en el conjunto del Estado. El dirigente cordobés no quiso sacar a pasear los estatutos, una norma de funcionamiento interno a la que sí aludió el día anterior cuando echó en cara a Aguilar su ataque de sinceridad. Así, el lunes recordó el artículo 8 de los citados estatutos, que habla de los deberes de los afiliados y por el cual "ningún militante, independientemente de su cargo público u orgánico, hará uso de los medios de comunicación para dirimir asuntos internos de la organización, sino que ha de hacerse en los órganos internos correspondientes". Sea como sea, la dirección cordobesa no ve motivo para amonestar a Rosa Aguilar, algo que no dudó en hacer, aunque entonces no estaba Francisco Martínez en la coordinación provincial, cuando Luis Carlos Rejón apoyó el proyecto político de Europa de los Pueblos para las elecciones europeas. En ese momento, los estatutos se tuvieron bien presentes y se habló de que quien apoyara públicamente otro proyecto o participara de él no podría seguir representando las siglas de IU. Ahora, con Rosa Aguilar se hace la vista gorda a pesar de que de su boca ha salido que votó a la representante del PSOE.

En un intento por evadir responsabilidad alguna, el coordinador provincial aseguró ayer que, si existiera alguna vía de sanción, tendría que venir de la mano de la cúpula federal, argumentando que Aguilar tiene una responsabilidad política en Madrid. Sin embargo, fuentes de IU en el ámbito estatal negaron este extremo y afirmaron que la alcaldesa es militante en Córdoba "a todos los efectos". En esta línea, el coordinador general de la coalición, Gaspar Llamazares, quiso quedarse al margen y rehusó realizar ayer cualquier tipo de comentario sobre la querencia socialista de Aguilar, reconocida por ella misma.

Desde la dirección regional de IU tampoco hay intención de prolongar más este debate, por lo que Diego Valderas restó importancia al sentido del voto de Rosa Aguilar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios