El IPC sube hasta el 2% por el encarecimiento de los alimentos

  • El precio de la luz baja ligeramente en septiembre con respecto a agosto, pero acumula un incremento anual de más del 4%

Sección de verduras y frutas en un supermercado de la capital. Sección de verduras y frutas en un supermercado de la capital.

Sección de verduras y frutas en un supermercado de la capital. / el día

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se elevó un 0,4% durante el mes de septiembre, con respecto a agosto, y se situó en la comparativa anual en un 1,8% debido, sobre todo, al encarecimiento del valor de los alimentos y las bebidas no alcohólicas. Así se extrae de los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que confirman que el IPC sigue al alza, una tendencia que arrancó a principios de año con una subida exponencial del precio de la luz y el gas que se arrastra hasta hoy. Eso sí, durante septiembre estos dos últimos indicadores se mantuvieron con respecto a agosto e incluso en el caso de Córdoba bajaron de manera muy leve, un 0,2%.

En este caso, el INE explica que el repunte del mes de septiembre se debe, principalmente, al encarecimiento de los alimentos frescos, en especial de las frutas, las verduras y las legumbres. La comparativa anual deja en este caso una subida de un 1,2%, superada también por el alcohol y el tabaco, dos productos que son ahora entre un 1,1% y un 2% más caros que en septiembre del año pasado. El capítulo de la vivienda no tiene competencia en los incrementos, y si bien a nivel mensual se retrae levemente, los precios continúan disparados si se tienen en cuenta los valores de hace un año. El ocio y la cultura también registran subidas en sus precios, de más de un 4%, en este caso debido a, por un lado, la campaña de vuelta al colegio (encarecimiento de los libros) y, por otro, los paquetes turísticos que a pesar de bajar más de un 14% con respecto a agosto (fin de la alta temporada en España), llevan una subida anual de casi un 9%.

Prácticamente todos los valores utilizados para realizar el IPC están en niveles mucho más superiores que hace un año. En el acumulado de 2017 sí se percibe una leve retroacción de los precios de un 0,6% debido en parte a los altibajos del combustible.

La inflación, en este sentido, se puede mirar desde dos perspectivas. Por un lado, implica que la economía se moviliza después de años de crisis con una deflación imparable, sin embargo la parte negativa reside en el hecho de que los salarios no crecen al mismo ritmo que lo hacen los precios (que acumulan ya más de un año de incrementos). En esto mismo basó ayer sus críticas el secretario de Empleo de CCOO en Córdoba, Manuel Merino, quien exigió una subida salarial "justa" para evitar "el empobrecimiento de las familias". Con ello, Merino recordó que ese incremento en los salarios influiría directamente en el consumo diario, el más importante para la microeconomía y en la creación de empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios