El IPC baja sólo una décima por la caída del precio de la gasolina

  • El vestido y el calzado es el capítulo que más sube y Córdoba sigue siendo la provincia más inflacionista

El Índice de Precios al Consumo (IPC) cayó en noviembre sólo una décima debido principalmente a la bajada de los carburantes y las tarifas de los hoteles, según el informe publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, la tasa interanual se ha situado en el 2,7% lo que deja a Córdoba como la provincia más inflacionista de Andalucía pese a esta ligera bajada de noviembre.

El transporte, con una bajada del 3,1% es uno de los grupos donde más han bajado los precios debido al ajuste de la gasolina que durante el verano marcó máximos históricos. Teniendo en cuenta también los subgrupos, el capítulo de hoteles y otros alojamientos ha sufrido igualmente un gran descenso, en concreto, del 8%. El sector hotelero tiene que rebajar las tarifas para intentar mantener la ocupación en los meses de otoño e invierno en los que la afluencia de turistas se resiente de forma significativa. Junto con los alojamientos, los viajes organizados también han bajado los precios un 5,6%. La puesta en marcha del plan PIVE también ha tenido su incendia en los vehículos, que han bajado un 2,8% en noviembre.

Sin embargo, hay otros apartados que se han encarecido tanto que han provocado que el balance final haya dejado el IPC sólo con una décima menos. A la cabeza se sitúa el vestido y el calzado, con un incremento del 5 y el 6%, respectivamente, que se debe al inicio de la nueva temporada en el sector del textil. Mención aparte, además, merece el grupo de los medicamentos que, en lo que va de año, ha disparado los precios un 27%. La enseñanza también ha sido de las que más ha subido, un 11% desde el pasado mes de enero por las tasas de la matrícula.

Para CCOO, la bajada de precios "no beneficia en nada a las familias, ya que las bajadas se han producido en bienes y servicios que no son de primera necesidad, mientras que los artículos y servicios de primer orden, como la alimentación, vestido o calzado suben. Por ello, el sindicato volvió a insistir en la necesidad "de arbitrar medidas que reactiven la economía, que controlen el fraude fiscal y hagan aflorar la economía sumergida, por un lado y, por otro, es imperativo que las patronales se sienten a negociar los convenios colectivos, que son los únicos que pueden garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores", apuntaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios