El IPC cierra 2017 con una leve subida del 1,1% anual

  • Los precios de la luz y de los carburantes se moderan, con aumentos mucho más comedidos

Conductores repostan en una gasolinera. Conductores repostan en una gasolinera.

Conductores repostan en una gasolinera. / el día

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cerró el año 2017 con un aumento del 1,1%, una de las tasas más bajas registradas durante el ejercicio, debido principalmente a una moderación en los precios de la luz y el carburante. Así, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios a final de 2017 eran un 1,1% más caros que justo un año antes, pero lejos de las grandes subidas de principios de año, con incrementos de hasta el 3% por el valor de la electricidad. Esto supone que el incremento salarial del 1,43% pactado hace pocas semanas esté por encima de la subida de los precios; sin embargo, no lo están los sueldos de los funcionarios, que durante 2017 crecieron un 1%, ni las pensiones, con un 0,25%.

Todos los sectores han incrementado sus precios en este 2017, con especial relevancia el transporte (carburantes), que es un 2% más caro que hace un año, y el apartado de la vivienda (donde entraría la factura de la luz, entre otros pagos), un 1,6% superior a diciembre de 2016.

El alcohol y el tabaco estaban en diciembre un 1,4% más caros que justo un año antes

Tan sólo bajaron levemente dos apartados. Por un lado, los bienes y servicios de mantenimiento del hogar (muebles, aparatos domésticos o utensilios) cerraron el año un 0,3% más baratos; mientras que los servicios sanitarios (equipos médicos y servicios ambulatorios y hospitalarios) se abarataron un 1,2%.

En el resto de apartados también se registraron subidas. Los alimentos y bebidas no alcohólicas estaban en diciembre de 2017 un 1,3% más caros que un año antes, debido en parte a la sequía y a su influencia en el precio de los productos frescos, como las hortalizas o la fruta. El alcohol y el tabaco también registraron subidas en sus precios de un 1,4% y el ocio y la cultura se encarecieron un 1,5%, debido sobre todo al mayor precio que hay que pagar ahora por los paquetes turísticos. Restaurantes y hoteles también estaban a finales de año más caros que en diciembre de 2016, concretamente un 1,4%, y la enseñanza, un 2%.

Respecto a la comparativa con el mes de noviembre, hubo una leve bajada de un 0,1% debido a las caídas en los precios del vestido y el calzado (un 2,2% más baratos por el adelanto de las rebajas) y al descenso en las comunicaciones (tarifa de móvil, por ejemplo) de un 0,4%. El resto de sectores se mantuvieron con una única subida destacada, en el precio del ocio y la cultura, del 1,8%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios