Gómez confirma su salto a la política con el objetivo de la mayoría absoluta

  • El empresario presenta su partido político, llamado Unión Cordobesa, con el que concurrirá a los comicios para dar cumplimiento a un deseo que barajaba desde hace, asegura, un par de décadas

Comentarios 80

El empresario Rafael Gómez confirmó ayer su deseo de ser el próximo alcalde de Córdoba. En el transcurso de una multitudinaria rueda de prensa señaló que éste es un deseo que acaricia desde hace unos 20 años y que "ya ha llegado el momento". Aunque no adelantó muchos detalles ni de su programa ni de su equipo, sí informó de que concurrirá a las elecciones municipales del próximo 22 de mayo bajo las siglas de Unión Cordobesa, un partido creado por este emprendedor "para hacer todo lo posible para que los cordobeses sean felices".

Lo único que quedó claro es que, dijo, va a crear mucho empleo y para ello se aferró en varias ocasiones de su intervención a que llegó a crear unos 10.000 puestos de trabajo cuando su grupo de empresas se encontraban en su mejor momento. Gómez partió de la base de que "el paro es una cosa agobiante para la ciudad" para concluir con el siguiente símil: "Tenemos que construir una fábrica". En varias ocasiones en vez de referirse al Ayuntamiento usaba los términos fábrica o empresa como sinónimo de gestión, ya que, como explicó: "Ni soy político ni me interesa la política".

La comparecencia de Gómez se produjo en las dependencias de su empresa, Arenal 2000, en el mismo edificio donde estuvo la central lechera Colecor y en el mismo recinto donde se ha levantado la nave de 40.000 metros cuadrados sobre la que pesa una sanción de 24,6 millones de euros, como si se tratase de un reto lanzado al gobierno municipal.

La génesis de esta decisión de presentarse a las elecciones municipales no hay que buscarla en el tiempo reciente, que es cuando los problemas se le han acumulado a Rafael Gómez, tanto por su imputación en el caso Malaya como los problemas por la construcción sin licencia de las naves de Colecor, un asunto sobre el que pesa una sanción de 24,6 millones de euros. El empresario ha acariciado esta ambición desde sus tiempos dorados, cuando pensó que tenía que "hacer muchas cosas por la ciudad". Ahora, en su opinión, es el momento de "hacer todo lo posible para que los cordobeses se sientan contentos y felices y las cosas les vayan mejor".

A cambio no ofrece más que trabajo y dedicación con la vista puesta en el objetivo de cambiar la ciudad y así cumplir su deseo. "No me podía ir de este mundo sin ser alcalde de Córdoba", explicó. Dijo que a su edad, 66 años, con cuatro hijos y nueve nietos, cuenta ya con una trayectoria que hay que coronar con el bastón de mando de la Alcaldía en las manos. "No estoy aquí para favorecerme, sino porque tengo la obligación antes de irme al otro lado de ser alcalde y de hacer de Córdoba una gran ciudad y que los cordobeses estén felices, con trabajo", resumió.

¿Quiénes rodean a Rafael Gómez en este proyecto? Ésta es una de las grandes incógnitas que el empresario de Cañerp no desveló ayer. Sólo dijo que será un equipo joven que se comprometerá "no a dar el cien por cien sino el 2.000 por cien, porque esto es una empresa de todos". Cuando se le preguntó que qué va a hacer para llevar a cabo sus intenciones sólo respondió que "trabajo, trabajo y trabajo". Con esta fórmula, "en cuatro años vendrán del mundo entero a ver cómo se hace una ciudad como Córdoba".

Las componendas políticas no forman parte de las herramientas con las que el propietario de Arenal 2000 se piensa desenvolver a partir de ahora en el mundo de la política. Para él no hay más opción que gobernar la ciudad, porque su deseo es, como repitió varias veces, ser alcalde de Córdoba. Por ello, ni siquiera se plantea la posibilidad de no alcanzar el número de votos necesarios para alzarse con el gobierno de la ciudad. "Cómo no tengo duda de que voy a tener la mayoría absoluta no tendré la necesidad de pactar con ningún partido; sólo pactaré con los cordobeses", remató.

Gómez está convencido de que tendrá mayoría absoluta. Dijo que cuenta con ella "desde hoy" [por ayer] porque irrumpe en el mundo de la política "para trabajar y darlo todo".

Durante varios minutos estuvo enumerando situaciones para demostrar que él es un personaje popular, no sólo en Córdoba sino en toda España. Dijo que desde que saltó la noticia le están llamando "de todos sitios" y que muchos se están ofreciendo para buscar las firmas "que hagan falta", aunque finalmente no hará falta ninguna, puesto que se presentará por un partido político. "En España me conoce todo el mundo y el 99% está conmigo porque soy una persona normal y la gente dice que está deseando conocerme", explicó.

Además, está convencido de que el fenómeno irá a más en los próximos días y presiente que "la gente me abrazará por la calle y me dirá que me estaba esperando". Gómez es consciente de que cuenta con este respaldo y está convencido de que alcanzará la mayoría absoluta, de lo que dijo que "no es una fanfarronería". Por si alguien albergara alguna duda de esta posibilidad, retó a los medios de comunicación a hagan en febrero una encuesta para conocer la intención de voto de los cordobeses.

Pero, claro, el desarrollo de todo proyecto requiere indefectiblemente de una financiación adecuada. La situación económica que atraviesan actualmente las arcas municipales y las previsiones que se barajan para los próximos años adelantan que serán años de austeridad. Esta circunstancia no impidió al empresario señalar que actuará con cautela y que esperará a conocer "las tripas" del Ayuntamiento para ver "cómo hacer las cosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios