Electromecánicas denuncia que el Hostal Mirasierra es un foco de delincuencia y drogas

  • Los vecinos piden que este inmueble, propiedad de Nicolás Moya, se expropie y se convierta en un equipamiento social

Comentarios 1

La Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Rosario denunció ayer que el antiguo edificio del Hostal Mirasierra y cuartel de la Guardia Civil se ha convertido en un foco de delincuencia y de drogas debido al abandono en el que se encuentra. La presidenta de este colectivo, Rafaela Moreno, manifestó que los residentes entregaron ayer en el registro del Ayuntamiento un centenar de firmas para reclamar que este inmueble "se recupere como equipamiento social para el propio barrio y los aledaños".

Y es que, a pesar de haber sido tapiado, Moreno aseguró que "continuamente entran y salen personas para vender droga y pincharse", cosa que los vecinos de los alrededores sufren sin poder hacer nada. Según argumentó la representante vecinal, a esta situación se ha llegado porque ésta es una propiedad privada "por la que no se mira desde hace años y se está cayendo a trozos". En este sentido, Moreno aseguró que "se podría convertir en un centro cívico para los mayores" de la zona, en el que "harían actividades lúdicas y formativas, tanto ellos como otros grupos de población". Sin embargo, la reivindicación ideal de los vecinos para el antiguo Hostal Mirasierra es que el edificio "albergue una comisaría conjunta de la Policía Local y Nacional", apuntó Moreno, quien reconoció las dificultades que tiene este proyecto. Y es que, entre otras cosas, este inmueble es propiedad de "Nicolás Moya, dueño también de otras calles, plazas, solares y edificios de Electromecánicas".

Por este motivo, la Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Rosario reclamó al Consistorio que intervenga "como lo ha hecho en la plaza de la iglesia", que se va a reformar por 510.000 euros tras ser cedida al Ayuntamiento de forma gratuita y obligatoria. Los vecinos quieren así que la alcaldesa, Rosa Aguilar, los reciba y "valore la posibilidad de expropiar este inmueble", como se va hacer con otras propiedades que Moya tiene en la barriada.

Otra de las peticiones que los vecinos hicieron ayer fue que no se cambie el nombre de la plaza de Electromecánicas por el del periodista Leonardo Rodríguez, porque "queremos que se conserve en algún lugar el nombre de la fábrica por la que se fundó el barrio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios