El Ejército eleva a 3.000 la cifra de soldados en misiones humanitarias

  • Oficiales de las Fuerzas Armadas aseguran en los cursos de verano de la UCO que la operación de paz en Afganistán finalizará cuando lo decida el Gobierno de Karzai

Comentarios 1

El protagonismo alcanzado por el Ejército español en las misiones humanitarias le ha obligado a dotar de un mayor número de soldados a las tropas que mantiene en diversas zonas de conflicto de todo el mundo. Según las cifras facilitadas ayer por el general jefe de la División de Estrategia y Planes del Estado Mayor Conjunto de la Defensa, José Manuel García Sieiro, actualmente hay alrededor de 3.000 militares españoles desplegados en las operaciones de Kosovo, Bosnia, Líbano, Afganistán y el Chad. Con estos números, España no sólo bate sus propios registros -en aumento desde que se llevó a cabo la profesionalización del Ejército-, sino que también se convierte en uno de los países que aportan más soldados a las misiones internaciones.

En concreto, según detalló el general de la Brigada (Brimz) X Guzmán el Bueno, Ricardo Álvarez-Espejo, que impartió un curso junto a García Sieiro en el marco del programa de la Universidad de Verano Corduba 2008, la contribución internacional de España en el ámbito internacional sólo la superan Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Las tropas españolas, por tanto, se sitúan entre las seis más numerosas en las misiones de paz que en la actualidad tienen en marcha organizaciones como las Naciones Unidas (ONU), la OTAN y la Unión Europea (UE).

En lo que al reparto de soldados desplazados se refiere, concretaron estos dos oficiales, destacan los 1.100 efectivos desplazados a Líbano. Simultáneamente y también rotando cada seis meses, España cuenta con otros 700 en Afganistán, 350 en Bosnia, en torno a 500 en Kosovo y algo más de 200 al Chad, la última zona a la que ha acudido el Ejército en respuesta a la difícil situación que atraviesa el país africano.

España, sin embargo, no podrá enviar más soldados a misiones humanitarias, ya que el Congreso de los Diputados limitó a 3.000 el número de militares desplazados a este tipo de operaciones. El general García Sieiro subrayó este umbral máximo, pero prefirió no opinar sobre la necesidad de que la aportación internacional de España se incremente en un futuro. Sí evaluó el momento que vive la población afgana y el despliegue tanto de las Fuerzas Armadas españolas como de otros países. El oficial consideró que "nadie sabe cómo evolucionará" este conflicto, si bien dejó entrever que el desplazamiento de las tropas internacionales a esta zona seguirá algunos años más. "Mantendremos a nuestros soldados hasta que su propio Gobierno, que es soberano, lo estime oportuno", concluyó el general García Sieiro.

Al hilo del despliegue del Ejército español en Afganistán, el general de la base de Cerro Muriano manifestó que 73 de los cerca de 700 soldados que hay en este territorio hace apenas unos meses que cumplen sus funciones como instructores de las fuerzas y cuerpos de seguridad del gobierno afgano. Así, al margen de la labor estrictamente humanitaria, se encargan de adiestrar a los soldados de este país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios