Detenida una menor por difundir el vídeo de una amiga en la ducha

  • La arrestada colgó las imágenes en internet, donde fueron vistas por conocidos de la perjudicada

Las nuevas tecnologías vuelven a ponerse al servicio del delito. El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a una joven de 16 años por un supuesto delito contra la intimidad cometido, al parecer, al difundir un vídeo en el que aparecía una amiga desnuda en la ducha. La Comisaría informó ayer de que la arrestada insertó la videograbación en una página web, desde donde las imágenes pudieron ser visionadas "por multitud de personas", algunas de ellas conocidas de la perjudicada.

Dado que la apresada es menor de edad, las diligencias y la procesada fueron puestas a disposición de la Fiscalía de Menores, que se ha hecho cargo de todas las actuaciones. La joven ha quedado en libertad con cargos después de prestar declaración, confirmaron fuentes judiciales.

Los móviles, las cámaras de vídeo e internet se ha convertido en los últimos meses en sistemas comúnmente utilizados por la juventud para cometer delitos relacionados con la intimidad de las personas. El último caso que se hizo público se produjo hace poco más de un mes en Córdoba capital. En aquella ocasión, la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía informó del arresto de dos menores de edad y de un joven de 18 años por grabar las relaciones sexuales de una menor y amenazarla con colgar las imágenes en la red si no se acostaban de nuevo. Todos los detenidos fueron acusados de un presunto delito contra la intimidad, mientras que el menor que fue pareja de la chica también será procesado por agresión sexual.

Según trascendió en su momento, unos días antes de la denuncia la menor había sido filmada mientras mantenía contactos íntimos con uno de los arrestados. Los otros dos jóvenes implicados en el caso fueron los responsables de los vídeos. Con posterioridad, la relación sentimental entre ambos finalizó, y el menor la amenazó con colgar los vídeos grabados en internet o venderlos a terceras personas si no mantenían nuevamente contactos íntimos. Bajo estas amenazas, la joven accedió "por vergüenza" a las pretensiones.

El caso más grave vinculado con las nuevas tecnologías se produjo a mediados de octubre en Lucena. Tres menores de edad y una chica de 18 fueron detenidos después de rociar con disolvente y quemar vivo a un hombre para grabarlo con sus móviles y colgar las imágenes en internet. Todos fueron detenidos e ingresaron en centros de reforma por un supuesto delito de asesinato. La menor fue cooperadora necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios