Córdoba

Despedida al "poeta grande" de Andalucía

  • Empresarios, amigos, políticos, cofrades y personalidades de la cultura pasan por la capilla ardiente del autor del Grupo Cántico y destacan sus excelentes cualidades como persona y como escritor

El féretro de Pablo García Baena, en la capilla ardiente entre la corporación municipal y sus familiares El féretro de Pablo García Baena, en la capilla ardiente entre la corporación municipal y sus familiares

El féretro de Pablo García Baena, en la capilla ardiente entre la corporación municipal y sus familiares / Jordi Vidal

Personalidades de la cultura, la sociedad, las cofradías, la empresa y la política despidieron ayer a Pablo García Baena, el último poeta del Grupo Cántico. Por la capilla ardiente, instalada en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Córdoba, pasaron centenares de personas que quisieron mostrar sus condolencias a la familia y dar su último adiós al poeta.

La corporación municipal recibió a media mañana el féretro del escritor, sobre el que su familia posó una túnica y la medalla de la Hermandad de los Dolores. Poco a poco llegaron las coronas y centros de flores de amigos e instituciones como el Centro Andaluz de las Letras (CAL), del que era director emérito; de la Fundación Princesa de Asturias (ganó el premio en 1984), de la Real Academia de Córdoba, de varios ayuntamientos de la provincia como el de la capital y el de Aguilar de la Frontera y de cofradías.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, también quiso despedir al autor de Antiguo muchacho, del que dijo que "era el poeta grande que quedaba vivo", un referente por su obra y su persona. "Quienes han tratado con él" siempre destacan su amor por Córdoba y por la belleza, lo que trasladaba a sus versos", a la vez que lo ensalzan "como un gran ser humano que ayudó y acompañó a todo aquel que lo rodeaba". "Hoy perdemos mucho los cordobeses y los andaluces porque se nos va el poeta grande" de Andalucía, aseveró la presdienta.

La familia de García Baena estuvo arropada por muchos amigos pero también por representantes de la sociedad cordobesa como el presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), Antonio Díaz; el presidente del Círculo de la Amistad, Pedro López Castillero la exdelegada de Cultura Angelina Costa; el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez; el obispo, Demetrio Fernández; el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado o la consejera de Justicia, Rosa Aguilar. Incluso una clase de primero de Bachillerato del instituto Maimónides pasó por la capilla ardiente del poeta cordobés.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, destacó antes de firmar en el libro de condolencias que "se nos va un cordobés ejemplar, un poeta único, extraordinario y, sobre todo, una buena persona". "Hoy Córdoba despide como se merece a este Hijo Predilecto, alguien que a través de su trayectoria fue capaz de lanzar esos puentes entre las distintas generaciones de poetas y también desde su crítica constructiva nos permitía tener una visión distinta de algunos aspectos que estaban ocurriendo en la actualidad", señaló.

La regidora exaltó que "esa manera de lanzar puentes para recuperar la poesía de la Generación del 27, trasladarla a la poesía contemporánea y no dejar de mirar a otro cordobés ilustre como Góngora se lo debemos a García Baena". Ambrosio incidió en que "con él se nos va un cordobés ejemplar, un poeta único e irrepetible y una extraordinaria persona; esta ciudad pierde a uno de sus grandes hijos".

Por su parte, el presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, lamentó que "Cántico se queda sin voz y los cordobeses nos quedamos huérfanos de un referente literario y un cordobés comprometido con la cultura no sólo a través de su obra sino con su actitud de colaboración y apoyo". Ruiz recordó que la institución provincial estaba trabajando con él la publicación de una antología en italiano y "ha sido un adiós demasiado repentino".

El portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento, José María Bellido, resaltó que "desde Góngora no habíamos tenido una figura de esta altura en poesía. No se va porque su legado va a permanecer en el tiempo gracias a su obra y, sobre todo, a través de lo que le ha enseñado a toda la joven poesía cordobesa". El portavoz de Ganemos, Rafael Blazquez, recordó que García Baena "ha cantado al patrimonio natural de nuestra tierra, a nuestra sierra, y no lo podemos olvidar". "La ciudad de Córdoba necesita más poetas y menos crispación", aseveró.

El rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, también pasó por la capilla ardiente, donde destacó que García Baena ha puesto "el nombre de Córdoba en los primeros puestos de la cultura" y agregó que para la institución que representa es "un inmenso honor el haberlo nombrado doctor honoris causa". "Es un referente indiscutible para la cultura y un referente para la Universidad que quedará para siempre", concluyó.

La exdirectora general del Libro y técnica de la Delegación de Cultura, Rafaela Valenzuela, señaló que "a pesar de que Pablo tenía una edad, tenía buena salud y parecía que iba a estar siempre ahí, paseando por Córdoba y dispuesto a trabajar por su ciudad". "Me gusta pensar que está tranquilo y con muchos amigos; él siempre me decía que ya tenía más gente del lado de allá que del lado de acá", explicó. Valenzuela indicó que el autor de Cántico "ha tenido muchos reconocimientos, su ciudad lo quería muchísimo y creo que él se ha llevado ese cariño como nosotros nos quedamos con el suyo; estoy convencida de que él va a seguir paseando por nuestras calles y va a seguir vivo en su poesía y sus versos tan hermosos. Córdoba siempre estará en la poesía de Pablo y nadie mejor que él ha captado el espíritu de Córdoba". Por su parte, el presidente de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadillas, señaló que "se ha ido una referencia para Córdoba, la última figura del Grupo Cántico, que él había mantenido haciendo que Córdoba hablara poesía", mientras que el director de Comunicación de la Fundación, Jacinto Mañas, resaltó que "Pablo mantenía la llama viva de Cántico, uno de los mejores grupos poéticos de este país, y era una persona excepcional, tanto en lo humano como en la literatura".

El empresario de la hostelería Javier Campos calificó a García Baena como un "señor insigne de Córdoba, muy querido y admirado" y agradeció al Ayuntamiento la organización de la capilla ardiente, aunque él, "con su humildad inmensa seguramente se sentiría con pudor, pero es muy merecido". La familia Campos está muy ligada al autor de Antiguo muchacho: "todo viene por tío Paco, una persona muy sensible que nos enseñó a respetar a Pablo y cuando fuimos mayores y lo conocimos, qué fácil era respetarle y admirarle con su señorío, su saber estar y el cariño que nos ha demostrado en tantas ocasiones".

El funeral se celebrará hoy a las 10:30 en la iglesia de San Miguel y a las 12:00 habrá un responso en la iglesia de San Jacinto. Las cenizas se depositarán a las 17:00 en el panteón del Marqués de Cabriñana, en el cementerio de Nuestra Señora de la Salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios