Cuidar el cuerpo y la mente

  • La academia Samsara intenta llegar "a un equilibrio interior" a través del bailel avenida de américa Los 70 alumnos del centro practican desde la danza del vientre o el tango hasta el método pilates.

Danza del vientre, flamenco, tango, pilates o reiki son algunas de las muchas disciplinas que se pueden practicar en la academia Samsara, un centro de formación situado en la avenida de América para descubrir el lenguaje del cuerpo. La directora de la academia, Carolina Liñán, destacaba que, además del aspecto estético de los diferentes bailes, se cuida mucho su capacidad para fomentar la autoestima y la convivencia, pues en Samsara aspiran a ser un punto de encuentro entre personas de diferentes perfiles y aficiones. En su primer año de funcionamiento, la academia ha tenido una aceptación "espectacular", pues ya cuenta con más de 70 alumnos -fundamentalmente mujeres- que asisten a las variadas clases. Carolina insistía en el carácter beneficioso de cualquiera de las disciplinas que se practica en Samsara, "pues se trabaja desde el punto de vista físico y también a niveles energéticos, a través de la meditación, relax o ejercicios de respiración". La formación de Carolina Liñán -es trabajadora social- dice mucho del espíritu de esta academia de baile. "A mí me gusta trabajar con las personas, buscar un sitio de equilibrio que le hagan sentir bien, buscamos la calidad en las relaciones sociales", explicaba.

Para la directora de Samsara es clave la existencia de una buena química entre los alumnos. "Toda la gente que viene aquí, desde las alumnas de 15 años hasta las de 60, tienen una buena relación, pues tratamos de desarrollar un ambiente agradable y libre de tensiones".

Una de las actividades más demandadas es la danza vivencial terapéutica, una disciplina que recurre a la danza, al teatro y a las artes plásticas para sentir los impulsos y los sentimientos del cuerpo, "pero siempre con el enfoque terapéutico", matizaba Carolina Liñán.

Uno de los requisitos que convierte a la formación de Samsara en única es el carácter reducido de sus clases en cuanto al número de asistentes. "No tenemos ninguna actividad con más de 10 alumnos, lo que mejora la calidad de la formación", subrayaba Carolina Liñán, al tiempo que explicaba que para que ello se pueda llevar a cabo "tenemos un total de 11 monitoras, cinco de ellas dedicadas a danza oriental".

Otro de los objetivos de esta academia es sacar a la calle lo que se practica dentro de su centro de formación. "Hace unas semanas, participamos en una gala benéfica en El Quiñón, y el próximo 20 y 21 de junio celebrarán otro acto público en la Diputación", concluía la directora de Samsara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios