Croquetas de bacalao

Primero pochamos la cebolla a fuego lento hasta que quede tierna. Una vez lista la retiramos de la sartén.

En la misma sartén derretimos la mantequilla, añadimos la harina y removemos bien y cocinamos a fuego lento durante 10 minutos más o menos para que no nos quede sabor a harina cruda. Una vez listo, incorporamos la cebolla pochada, el bacalao, las espinacas frescas y removemos bien. Añadimos el litro de leche y cocinamos a fuego lento nuestras croquetas sin parar de remover para que no se nos pegue la masa. Hay que dejar la masa bien suave y no muy espesa.

La masa la enfriamos en el frigorífico un mínimo de seis horas para que nos cuaje y nos facilite el liar la masa.

Para liar las croquetas primero pasamos por harina, luego huevo batido y por último pan rallado.

Si queréis que las croquetas tengan buena consistencia tendréis que congelarlas ya liadas, y a la hora de servirlas en mesa, sacarlas una hora antes del congelador y freírlas en aceite de oliva virgen extra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios