UN GRAN CAMBIO

Córdoba reabre su hotel más emblemático

  • AC Hotels y Prasa inauguran el nuevo Córdoba Palacio, situado en el solar del mítico Palace · El edificio, muy polémico, ha costado 40 millones de euros

Comentarios 15

Del 2 de agosto de 2006 al 15 de mayo de 2008: poco más de un año y medio. Ése es el breve plazo que ha transcurrido desde que Demoliciones Córdoba comenzó a derribar el antiguo hotel Meliá Palace hasta el día de hoy, fecha en la que la cadena AC Hotels y el Grupo Prasa inaugurarán el nuevo edificio de la avenida de la Victoria, que ahora pasa a llamarse Córdoba Palacio y que se convierte en el segundo cinco estrellas de la ciudad. El acto, al que acudirán los presidentes de ambas compañías y las principales autoridades cordobesas, estará marcado en parte por la polémica que ha surgido en torno al diseño arquitectónico del inmueble -que, por su fachada, cuenta con numerosos detractores- y por el deseo de sus promotores de convertirlo en lo que fue el viejo Palace: uno de los centros emblemáticos de la vida social y cultural de Córdoba en los años 50 y 60, cuando pasaban por allí las personalidades más relevantes de la vida política y artística o los más destacados toreros del momento.

El nuevo establecimiento, que ha sido diseñado por los arquitectos Isasi y Casares, ofertará desde mañana mismo 143 habitaciones dobles, cinco suites juniors y siete suites senior, con lo que contará con un aforo de 400 personas. El hotel ha supuesto una inversión para la constructora Prasa de más de 40 millones de euros y AC Hotels, una de las compañías españolas más poderosas en el sector, lo tendrá ahora en alquiler durante 25 años gracias al acuerdo que rubricaron ambas firmas el 27 de noviembre del año pasado, y cuyas cifras no han transcendido. Además de la amplia oferta de estancias, el hotel, que ofrece desde sus pisos superiores unas vistas espectaculares del casco histórico y de la zona de Vallellano, también tendrá un bar-cafetería que estará abierto al público y una piscina en su última planta. La apertura del nuevo Córdoba Palacio no significa, sin embargo, el debut de AC en la ciudad, ya que desde hace varios años gestiona un hotel en el Vial Norte, junto a la estación del AVE, en un edificio que les tiene alquilado la constructora cordobesa Noriega, propiedad del Grupo Sánchez-Ramade.

Para comandar este nuevo proyecto, la compañía de Antonio Catalán ha designado director a José Luis Adarraga, un cordobés que cuenta con una dilatada experiencia y que procede de otra de las grandes firmas del sector hotelero: Barceló. Adarraga, que regresa a la ciudad tras 12 años, desembarcó en el nuevo cargo hace diez días y ha sido el encargado de liderar, junto a un amplio equipo de AC que está especializado en la apertura de nuevos hoteles, unos últimos días frenéticos de preparativos, ya que ayer mismo aún se ultimaban algunos detalles para la inauguración y para la llegada de los primeros usuarios.

Las expectativas de AC Hotels son las máximas desde que se decidieron a emprender esta nueva aventura empresarial y el nivel de demandas que han registrado en los días previos a la apertura parece que confirman las razones de este optimismo. El propio Adarraga avanzó en ese sentido la pasada semana que han sido numerosas las personas que han decidido reservar para pasar en el establecimiento la primera noche, algo que también sucede en el caso del fin de semana, cuando Córdoba volverá tener los hoteles prácticamente llenos gracias a la celebración de los Patios. Del mismo modo, el nuevo hotel espera tener también mucho movimiento durante la próxima Feria, y por ello se han apurado al máximo las fechas para abrir el establecimiento al público y poder aprovechar los días más importantes del Mayo Festivo. "Estaremos abiertos el día 15 de mayo sí o sí", advirtió en ese sentido el propio Antonio Catalán hace unos meses cuando visitó la ciudad para supervisar el estado de las obras.

El precio por noche del nuevo Córdoba Palacio se situará en torno a los 150 euros y la intención de la empresa es que entre sus clientes se encuentren tanto personas que visitan la ciudad por cuestiones de trabajo o por congresos y convenciones como turistas. En todo caso, y como el propio Catalán ha señalado en diversas ocasiones, el objetivo es atraer a usuarios que buscan ese plus de un cinco estrellas situado en un lugar emblemático y que están dispuestas a pagar lo que eso supone. En definitiva, un turismo cualificado y alejado de la "hostelería de medio pelo", según palabras del director de AC Hotels.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios