Córdoba tiene el menor número de infracciones penales de Andalucía

  • La Guardia Civil cifra en este año un total de 35 faltas por cada mil habitantes

El teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, José Ignacio Criado, afirmó ayer que "la provincia de Córdoba acabará el año sin llegar a las 35 infracciones penales por cada 1.000 habitantes"; es decir, con una tasa significativamente inferior a la media de Andalucía, donde Córdoba y Jaén registran índices inferiores al resto de provincias. Criado aseguró en este sentido que, a la hora de establecer cualquier comparativa, la provincia cordobesa está muy por debajo en infracciones penales, tanto de la media de la Unión Europea (UE), que alcanza los 69,5 infracciones por cada 1.000 habitantes, como de la media española, que llega a las 48,6 infracciones.

Pero es que, "además, el número de infracciones penales que se registrarán este año específicamente en la demarcación de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba se quedará en unas 32 por cada 1.000 habitantes", es decir, por debajo incluso de la media provincial. Junto a ello, es destacable el hecho de que "el 60% de los delitos que se producen en la provincia son de los llamados menores", los referidos a sustracciones de escasa cuantía económica, ya sean hurtos o robos, bien en el interior de vehículos o en casas mientras permanecen deshabitadas.

En este contexto, según detalló Criado, los delitos donde se aprecia un mayor incremento son los relacionados con la seguridad vial, "que se han duplicado con respecto al pasado año, ya que se incluyen delitos de nuevo cuño", que se detectan gracias a una mayor actividad de control policial y "cuya detección tiene un efecto disuasivo y, por ende, positivo, ya que en el presente año se han registrado casi 40 muertos menos en las carreteras cordobesas, también por la mejora de las mismas".

De igual modo, este año se ha producido "un repunte" en el robo de vehículos, sobre todo de ciclomotores, de la misma forma que también "se han implantado nuevas figuras delictivas, directamente relacionadas con el incremento del precio del gasoil y de determinados metales (cobre, aluminio y otros), que ha llevado al robo de los mismos por grupos de delincuentes organizados y que son multirreincidentes".

Pero todos estos delitos son los considerados menores, junto con los hurtos, sustracciones y robos con fuerza en las cosas, los cuales, habitualmente, son cometidos en naves agrícolas o industriales y en cortijos o segundas residencias, normalmente no habitadas, y que "constituyen, junto con el robo en el interior de vehículos, casi la mitad de los delitos que se producen en la provincia", según subrayó Criado.

De hecho, "los delitos de importancia, los que generan más alarma social, como son los robos con violencia, las agresiones sexuales o los homicidios, casi no se producen y, además, casi todos estos se han esclarecido y se ha detenido a sus autores, a lo que suma que la acción de la delincuencia organizada en este ámbito delictivo es inexistente en la provincia".

En consecuencia, el teniente coronel jefe de la Guardia Civil afirmó, como ya hizo el pasado año, que, tanto por la cuantía de los delitos, como por su tipología, se puede mantener que Córdoba es "un paraíso", aunque en la provincia se da una de las consecuencias "de la globalización", ya que en Córdoba confluyen "culturas y modos de vida que hacen que se tienda al equilibrio con el resto de la UE, pues el libre tránsito de ciudadanos europeos también incide en la delincuencia, aunque lo raro llama la atención". De este modo, en los casos de delincuentes extranjeros "la colaboración ciudadana ayuda mucho, pero también lo hace de modo general".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios