Córdoba honra el legado histórico de Manolete y lo nombra Hijo Predilecto

  • El filósofo Fernando Savater destaca el "heroísmo" del diestro y la alcaldesa subraya que aún es "fuente de inspiración"

La alcaldesa entrega la distinción a la sobrina del torero. La alcaldesa entrega la distinción a la sobrina del torero.

La alcaldesa entrega la distinción a la sobrina del torero. / jordi vidal

"El heroísmo de Manolete no es sólo su arrojo y valor en la plaza, se lo da la gente". Al menos, es lo que sostiene el filósofo Fernando Savater, quien ayer ofreció la conferencia Manolete, un héroe moderno, dentro del acto de nombramiento del maestro como Hijo Predilecto de Córdoba, con el que se cerraron los actos conmemorativos del centenario de su nacimiento. Un nombramiento que no ha estado exento de polémica, ya que el pleno del Ayuntamiento lo aprobó con el rechazo de IU y Ganemos.

Para Savater, el secreto de la figura del IV Califa del Toreo era "colaborar a crear el héroe popular". "El pueblo necesita héroes y no sólo alguien que haga bien las cosas, sino también que tenga un plus de magia, de enigma, misterio y redención", anotó el filósofo, para quien todos estos conceptos "se deban en la figura" del torero. A su juicio, "la forma que tenía la gente de mirar de Manolete era moderna, la de ese héroe actual que es, a la vez, amado y odiado". Por ello, continuó, "hay una mezcla de sentimientos y, unas veces lo ensalzas hasta la locura y, otras lo culpa de todos los males".

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, por su parte, fue la encargada de dar el discurso laudatorio del torero y aseguró que con esta distinción "Córdoba rinde así el más merecido de los homenajes a uno de sus ciudadanos universales". Ambrosio añadió que "su estampa hierática siempre fue un signo de distinción y de dignidad". A pesar de la polémica surgida en el plenario por conceder esta designación, Ambrosio no tuvo reparos en asegurar "que esta ciudad le debía este homenaje a quien representó para muchos, vencidos en una posguerra oscura, la fe en el hombre". "Y ese hombre fue Manuel Laureano Rodríguez Sánchez Manolete. Declararle hoy -por ayer- Hijo Predilecto, es haberlo hecho hace 70 años, cuando murió, y es hacerlo para el futuro, para que al mirar los hijos más brillantes de esta ciudad, su nombre no sea nunca una huella lejana", consideró.

La primera edil recordó que para conmemorar el centenario del nacimiento del diestro se han celebrado exposiciones, conferencias, ciclos de música y de cine, publicaciones, todo coordinado por el crítico taurino Fernando González Viñas, uno de los mayores expertos en España en la figura del diestro cordobés. Todo ello, anotó, "nos han mostrado que la memoria de Manolete, no solo sigue viva, sino que es fuente de inspiración; lo es por lo que hizo, pues encerraba en su arte un misterio que los especialistas siguen analizando y desentrañando; y también por lo que fue: un cordobés cabal que tuvo a gala pasear el nombre de su ciudad, mostrándose siempre humilde y apegado a ese pueblo para quién él representaba una vía de escape".

Un acto al que no faltó la sobrina de Manolete, Pilar Soria, quien agradeció el reconocimiento y reconoció sentirse "muy emocionada". "Me he sentido muy orgullosa de ser de Córdoba y de que él siga vivo en el corazón de muchos cordobeses", anotó. La Sala Orive acogió este acto al que acudieron numerosos representantes institucionales y del mundo taurino, como Manuel Benítez El Cordobés, quien dijo de Manolete era "el monstruo del mundo y del toreo, fue muy importante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios