ENTREVISTA

“En Córdoba aún no se nota la apertura de la Guardia Civil a la democracia”

  • Juan Luis Parras, de la unidad de Tráfico de Lucena, asume la dirección andaluza de la AUGC, un colectivo que representa al 70% de la plantilla cordobesa

Comentarios 4

El guardia civil Juan Luis Parras, perteneciente al destacamento de Tráfico del puesto de Lucena, asumió hace unos días el cargo de secretario general andaluz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), un colectivo que sólo en Córdoba cuenta con 700 socios, el 70% de la plantilla de la Comandancia. “Todavía hay bastante recelo por ocupar este tipo de cargos porque sigue existiendo persecución”, lamenta.

–¿Qué retos se propone alcanzar en los próximos años?

–Espero dialogar con todo el mundo y a todos los niveles, coordinar las ocho provincias andaluzas y estar a disposición de todos los agentes.

–Ha hablado de diálogo. ¿Ha cambiado el clima de entendimiento con los mandos? ¿Es difícil este diálogo?

–La palabra que más se aproxima no es difícil, sino imposible. Pero a partir de ahora, con la nueva ley de deberes y derechos, no sé si por fuerza o porque de verdad el Cuerpo se empieza a abrir a la democracia, posiblemente empecemos a dialogar. De hecho, en algunas provincias ya se empieza a notar este cambio, pero en Córdoba todavía no existe esta apertura. Lamentablemente, puede que sea donde la relación entre la AUGC y la dirección es peor. Confío en que se limen las asperezas.

–¿Qué aportará la nueva ley de derechos y deberes?

–Que entre la democracia a la Guardia Civil aunque sea poquito a poco, porque va a costar mucho. De entrada, se creará un consejo que, por primera vez, reconoce el derecho a voto y va a decidir por la gente que hasta ahora no podía expresar su palabra.

–¿Los agentes ya le han transmitido alguna reivindicación?

–Sí, la principal es la equiparación salarial con otros cuerpos. El personal que está en la calle, desgraciadamente, está muy mal mirado, mal cuidado y apenas tiene vida con su familia. Habría que conciliar el trabajo y la vida privada de verdad. En teoría, se están creando cosas buenas, pero no se ejecutan, como el manual de riesgos laborales que se aprobó en marzo. Hay agentes que están una barbaridad de horas de pie y en muchos servicios no se respetan las horas de descanso.

–¿Cuáles son las unidades que se encuentran en peor estado?

–Tráfico y Seguridad Ciudadana, sin duda. Son las que registran el mayor número de bajas psicológicas del Cuerpo, alrededor de 4.000 en toda España. Y son, además, las que más contacto tienen con los ciudadanos.

–¿Siguen siendo los agentes reticentes a reconocer que son asociados de la AUGC?

–Hasta hace un año sí, pero desde que fuimos reconocidos como asociación profesional a la gente se le va quitando el miedo. Hasta entonces, los agentes se arriesgaban a afrontar servicios penosos, retiradas de la productividad e incluso el acoso de los mandos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios