Córdoba afronta el final del año con una caída del 12% en el número de viajeros

  • El mes de noviembre confirma el mal momento que atraviesa el turismo

Hace sólo un año, las estadísticas relativas a la coyuntura turística de la provincia apuntaban a un año histórico para el sector. El mes de noviembre de 2007, Córdoba recibió 73.620 viajeros, lo que sumaba un total de todo el año de 997.420 turistas, casi el millón, una cifra redonda que se alcanzó por vez primera a final de diciembre. Ahora, por contra, la situación es muy distinta. La crisis he hecho mella en los servicios y el Instituto Nacional de Estadística publicó ayer los datos relativos al pasado mes de noviembre, cuando la provincia albergó 64.443 viajeros, un 12% menos que en el mismo periodo de 2007. En el apartado de pernoctaciones, las cifras son igual de desalentadoras, pues durante el pasado mes de noviembre los hoteles de la provincia alojaron a un total de 107.942 personas frente a las 120.977 de hace un año, lo que supone un descenso del 11%.

Si se comparan los datos de todo el año, los resultados son similares e indican que de enero a noviembre la provincia ha sumado 886.301 viajeros frente a casi el millar del ejercicio anterior. Este informe no hace sino corroborar que, después del ladrillo, el turismo ha sido uno de los sectores que más se ha visto perjudicado por la crisis, con las inevitables consecuencias que esto conlleva en una economía que está prácticamente basada en el sector terciario y en la construcción.

La pérdida de turistas se ha ido notando de manera progresiva a lo largo de todo este ejercicio. Comenzó enero como un mes discreto, pero en febrero se llegó a una subida de los viajeros del 10%. La Semana Santa, que se celebró en marzo, trajo consigo una alta ocupación hotelera y una recuperación del sector que, tradicionalmente, se ampara en este tipo de celebraciones masivas para atraer a un mayor número de visitantes. Durante este primer trimestre, se pensó que había buenas expectativas y posibilidades de mantener los indicadores del año pasado, sobre todo porque aún quedaban pendientes meses tan positivos para el turismo en Córdoba como el de mayo. Este mes festivo por excelencia en la capital revitalizó al sector al experimentar un incremento del 13% con respecto al año pasado. Sin embargo, tras el fin de la feria, los datos negativos se han sucedido, sobre todo en agosto, cuando el número de viajeros cayó un 14%. En este descenso ha tenido mucha incidencia la bajada de los turistas nacionales que en su mayoría son los que llegan a la provincia para pasar unos días. La crisis de consumo se ha cebado sobre todo en los gastos extraordinarios, como es el caso de las vacaciones. Así, aunque no se renuncie al descanso, sí que se nota una reducción del gasto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios