Condenado a una multa de 3.240 euros por abusar de su nieta

  • El procesado llevó a la niña a un lugar apartado de su parcela y la desnudó

Comentarios 5

Se llevó a su nieta a un lugar apartado de su parcela y abusó de ella. A. G. G. ha aceptado pagar una multa de 3.240 euros por sendos delitos de abuso sexual y exhibicionismo y, además, deberá pagar 6.000 euros por los daños morales causados a la menor. La pena contrasta con los seis años de cárcel que la Fiscalía Provincial solicitaba originalmente para el acusado, que al reconocer los hechos el día de la vista oral propició que su defensa llegara a un acuerdo con el Ministerio Fiscal.

Los abusos sexuales se produjeron en días próximos al 10 de mayo del año 2006. El acusado reconoció que se llevó a su nieta a una zona apartada de su parcela, adonde la menor -de 10 años- acude habitualmente con sus padres durante los fines de semana. Una vez en ese lugar, y aprovechándose de su relación de parentesco, le dijo a la niña que se bajase la ropa interior. Ante el temor que le infundía la presencia de su familiar "y para evitar que se enfadara", la niña obedeció y éste le tocó los genitales.

Los abusos no quedaron ahí, sino que volvieron a repetirse en fecha posterior. En esta ocasión, al parecer, el hombre se introdujo en su coche con su nieta y, una vez en el interior, le dijo "que si quería verle su colita", según la declaración que el Ministerio Fiscal reproduce en su informe de acusación. Acto seguido, el individuo le propuso mantener relaciones sexuales, a la vez que se masturbaba hasta llegar a eyacular en presencia de la niña. La Fiscalía aclara que no existe constancia de que A. G. G. penetrara a su nieta, pues desistió ante las reiteradas negativas de la niña.

Cuando la pequeña relató estos hechos a sus padres el 10 de marzo de 2006, la víctima fue llevada a un centro médico para que los facultativos la exploraran. El resultado fue decisivo, pues los exámenes médicos le apreciaron un pequeño hematoma redondeado de un centímetro cercano al periné, en la región glútea.

Originalmente, la Fiscalía Provincial también acusaba al procesado de un presunto delito contra la intimidad, aunque este último punto no aparece finalmente en el acuerdo entre la defensa y la acusación pública. Según el informe original del fiscal, en una fecha no acreditada pero anterior al 5 de marzo de 2006, A. G. G. colocó supuestamente una cámara web en el cuarto de baño con el propósito de obtener imágenes de quien acudía a esta dependencia y llegó a captar escenas de una familiar. Esta trama se descubrió cuando la madre de la menor iba a entrar al aseo y éste le advirtió que no lo hiciera porque tenía conectada una cámara. La Fiscalía, finalmente, acordó con la defensa retirar la acusación por un presunto delito contra la intimidad, por el que pedía dos años de prisión y una multa que ascendía a 4.500 euros.

La rebaja de la condena a la que la defensa llegó con el Ministerio Fiscal es llamativa. Así, mientras que originalmente el fiscal proponía tres años de internamiento por el delito de abusos, la pena quedó reducida a 18 meses de multa, con una cuota de tres euros al día. Lo mismo ocurre con la condena por el delito de exhibicionismo, que del año de prisión solicitado queda reducida a una multa de 1.620 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios