Complementos a un precio de lujo

  • Una nueva cadena de tiendas vende sus productos por un importe único y asequible a todos los bolsillosl bisutería para la crisis Collares, pulseras o anillos de todos los colores y materiales. Da igual lo de lo se trate. Cada compra, dos euros.

En este verano protagonizado por la crisis, son muchos los que se están viendo obligados a reducir sus gastos. Sin embargo, siempre hay propuestas que invitan a darse un capricho sin prescindir de nada.

"¿Y esta pulsera también vale lo mismo?", pregunta Concha mientras se la prueba y confirma que hace juego con el anillo que acababa de escoger. "Sí, todas las cosas cuestan igual; todo a dos euros, como el nombre de la tienda", contesta Rosario, la encargada del establecimiento. Pendientes, abanicos, cinturones... Da igual el complemento del que se trate, en las tiendas Todo a dos euros el precio es siempre el mismo.

En Córdoba, hay tres sucursales de esta cadena. El proyecto pertenece a un malagueño que pensó que, si él fuera propietario tanto de las tiendas como del almacén del que salían los productos para vender, podría reducir el precio final de éstos, haciendo así más atractiva su compra. Después de comprobar el buen ritmo al que marchaba su empresa en la capital de la Costa del Sol, decidió ampliar el radio de acción de su negocio. Así, comenzaron a instalarse franquicias en distintos puntos de la geografía andaluza. "Esta tienda se abrió hace poco más de un mes", comenta May, una de las dependientas que trabaja en el local de la calle Morería.

Rara es la zona comercial de Córdoba donde no se pueda contemplar algún escaparate presidido por complementos . "Aunque lleves la misma ropa que alguien, si lo combinas con un collar de tu estilo ya no parece que vayas igual", explica Carmen.

En Todo a dos euros no hay un perfil de comprador concreto. "Vienen desde niñas hasta ancianas", dicen. Aunque en la tienda sólo puedan encontrase artículos diseñados para mujeres, Rosario apunta que, ocasionalmente, sí que entran hombres. Los clientes masculinos suelen ir acompañados por su pareja. Los que entran en solitario lo hacen buscando algún regalo. Éste último caso es el de Antonio. "He visto que los artículos estaban a un precio asequible y voy a aprovechar, porque la cosa no está para muchos extras", explica.

Hasta el momento, las tres franquicias que se han abierto en Córdoba están funcionando "muy bien", tal y como afirma Rosario. No obstante, la migración de cordobeses a destinos menos calurosos durante los meses estivales repercute negativamente en las cajas de los negocios. "Sigue viniendo mucha gente, porque aquí encuentran cosas que se pueden permitir, pero en julio se está notando la bajada en el número de compras", asegura. Después de las compras, y ya fuera de la tienda, Carmen decide que, como no ha gastado mucho, va a ir a tomar un café. Aunque, de momento, en Córdoba es difícil encontrar desayunos a dos euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios