Córdoba

La Comisión de la Memoria Histórica aprueba cambiar el nombre de Cruz Conde, Vallellano y Cañero

  • La modificación del callejero sale adelante sin el apoyo de PP, Ciudadanos y UCOR

Vista de la calle Cruz Conde. Vista de la calle Cruz Conde.

Vista de la calle Cruz Conde. / El Día

La Comisión de la Memoria Histórica ha aprobado esta tarde cambiar el nombre de las calles Cruz Conde y Conde de Vallellano y de la plaza de Cañero. En este caso, la decisión ha salido adelante con siete votos a favor, mientras PP, Ciudadanos y UCOR se han opuesto al cambio. Además de esas tres zonas, también se modificarán los nombres de otra docena de vías, si bien las ya citadas son las que causaron en su día más polémica (se incluyen aquí las calles Joaquín Benjumea, Cronista Rey Díaz, Joaquín López Huici, José María Pemán, Fernando Fernández Martínez o la Glorieta de los Artilleros. También se añaden varias calles a periodistas -Aguilera, García Prieto y Quesada Chacón-, además de a los poetas Antonio Arévalo y Francisco Arévalo).

Durante el encuentro de hoy, han salido adelante todas aquellas propuestas que el grupo de trabajo destinado para tal fin hiciera tras analizar la ciudad en relación con la Ley de Memoria Histórica. En este caso, además de las modificaciones del callejero, también se ha aprobado la "localización y delimitación" de las fosas, como en su día expresara el grupo de trabajo, así como la puesta en marcha de una oficina de víctimas del franquismo que elabore un censo de familias represaliadas en Córdoba, una base de datos de fusilados y que recabe información a base de biografías de la época. Una vez identificados los lugares de las fosas, habría que "informar jurídicamente de su estado para el inicio de los trabajos concretos de catas y aperturas". También se apuesta por un "punto singular de atención a las víctimas".

La comisión de la memoria histórica también da especial relevancia a la colaboración con las instituciones. Así, tras considerar "fundamental y prioritario" que se pusiera en marcha un convenio de colaboración "para aunar esfuerzos y optimizar recursos" con la Junta, la Diputación y la Universidad, así se hará. Y con la institución académica se estudiará "la posible puesta en marcha de una Cátedra de Memoria Histórica" para poder complementar "una parte de la Historia Contemporánea de nuestro país y de la propia ciudad, tantas veces olvidada o dejada de lado".

La comisión también reconocerá en exclusiva a varias víctimas franquistas, como los represaliados de la barriada de Santa Cruz, así como a Manuel Tarazona -defensor de la legalidad constitucional republicana-, y a Manuel Sánchez-Badajoz, último alcalde democrático de la II República en Córdoba.

El grupo de trabajo también ha ahondado en los lugares de la memoria democrática, donde pretende "dignificar espacios" como las fosas comunes y mejorar la ubicación de las placas identificativas como lugar de la memoria, como la que hay en el cementerio de la salud. También se ha apostado por instalar una placa en la glorieta de Nuremerg y adecentar el sendero de la memoria que transcurre por Trassierra.

En cuanto a los nuevos espacios que se podrían considerar Lugares de la Memoria serán el Alcázar -antigua cárcel de mujeres-, la antigua prisión de Fátima, la extinta comisaría de Ronda de los Tejares o a la actual de Fleming, el Círculo Cultural Juan XXIII o el colegio Rey Heredia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios