Comienzan a colocar las luces del Puente Romano, de corte moderno

  • Las obras de la Junta sustituyen las antiguas farolas por báculos ubicados sobre el pavimento, focos dentro de los pretiles y un sistema ornamental en los tajamares

Los operarios de la empresa que realiza las labores de recuperación del Puente Romano han iniciado la que, probablemente, sea la última fase de los trabajos de remodelación y puesta al día del monumento Patrimonio de la Humanidad antes de su inminente inauguración. La firma que desarrolla los trabajos acomete durante estos días la instalación del sistema definitivo de iluminación del paso fluvial, que provocará no pocas sorpresas entre los usuarios de la pasarela. Ayer mismo comenzaron a verse las nuevas luminarias que se instalan sobre el pavimento del Puente Romano. Se trata de unas piezas diseñadas para la ocasión por el arquitecto de la intervención, el miembro del Equipo 57 Juan Cuenca, que en otras ocasiones ha realizado los elementos del mobiliario de sus intervenciones, como la plaza de la Corredera o el parque de Miraflores.

Estas luminarias, de factura contemporánea como algunos elementos del proyecto del Puente Romano, son una parte del sistema de luz que se está instalando con motivo de la recuperación del monumento. Una de las decisiones que se adoptaron en su momento fue la de liberar los pretiles de la hilera de farolas de tipo fernandino que han forjado la imagen más reciente del Puente Romano. En las últimas décadas, estas luminarias sólo se retiraron durante el rodaje de la película Carmen, de Vicente Aranda, y fue únicamente por necesidades de ambientación.

El sistema de iluminación, no obstante, no se limita a estas nuevas cajas de luz que se colocan directamente sobre el paso de los peatones. Los trabajadores de la contrata del proyecto están realizando ahora la instalación de los focos que se integran en los nuevos pretiles del Puente Romano. Ello ha sido posible por la demolición de los antiguos pasamanos del puente y la construcción de los nuevos, que ya admiten la nueva instalación eléctrica.

Por último, la iluminación del monumento se completa con una instalación ornamental distinta a la que instaló Sevillana Endesa en el paso durante la década de los 90. Los nuevos focos que han de proporcionar luz a la construcción se apoyan directamente en los tajamares. Esta parte de la intervención también está siendo ejecutada durante estos días.

Una de las curiosidades de la obra es que, paralelamente, se está instalando un sistema para repeler a las aves, de forma que la piedra del puente -que ha sido limpiada- permanezca el mayor tiempo posible libre de excrementos animales. Se trata de un sistema muy similar que el que se colocó en la estatua del Gran Capitán de la plaza de Las Tendillas: un cable que proporciona una pequeña descarga eléctrica al pájaro que se posa en él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios