Chaves inaugurará el Puente Romano el 9 de enero tras las obras de reforma

  • La apertura de la que es una de las grandes iniciativas de la Junta se efectuará apenas unos días antes de que concluya la legislatura · Los operarios trabajan aún en la configuración definitiva de la pasarela

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, abrirá oficialmente el Puente Romano al paso de peatones el próximo 9 de enero, según aseguraron las fuentes consultadas en la Administración autonómica. Dicha decisión, inicialmente planteada para que el monumento pudiera utilizarse por los cordobeses durante la Navidad, tendrá lugar apenas cinco días antes de que concluya la legislatura autonómica y se disuelve el periodo ordinario de sesiones en el Parlamento andaluz. El acto, pues, podría tener un efecto político simbólico ya que se producirá la apertura de una de las grandes actuaciones en materia de patrimonio histórico que el Gobierno andaluz ha desarrollado durante este mandato, con una inversión conjunta en todo el eje monumental de 30 millones.

La apertura del Puente se realizará, así, escasos días antes de que empiece a regir la prohibición legal de realizar actividades de propaganda política desde las instituciones públicas en periodo preelectoral. A partir del 15 de enero del año próximo, todos los departamentos de la Administración autonómica tienen expresamente prohibido realizar actividades o hacer inserciones publicitarias que se puedan interpretar como la venta de logros de gestión. La vigilancia sobre el cumplimiento de esta materia corresponde a la Junta Electoral.

El proyecto de intervención del Puente Romano ha tenido dos partes diferenciadas que, en realidad, son parte de una misma obra. En primer lugar, las actuaciones se iniciaron con una consolidación de la estructura del puente necesitada de refuerzos después de casi un siglo de uso de la pasarela para el paso de todo tipo de vehículos y sin que se realizaran grandes iniciativas de conservación. En segundo lugar, se ha producido una limpieza general del monumento y, quizás lo más llamativo, un proyecto de reurbanización que incluye un nuevo pavimento -el famoso gratino rosa- destinado al uso peatonal, una nueva instalación de luz que sustituye los tradicionales faroles de tipo fernandino y la sustitución y reconstrucción de los antiguos pretiles.

Los operarios de las empresas contratadas se encuentran trabajando todavía en los retoques finales como la instalación de los nuevos sistemas de luz o las operaciones finales sobre el arco que linda con la Calahorra, llamado de Enrique II de Trastámara. El proyecto ha salido del despacho del arquitecto Juan Cuenca, miembro del grupo artístico Equipo 57, tras ganar un concurso de ideas. La responsabilidad es enorme puesto que, además de las obras del puente, se actúa sobre el Paseo de la Ribera, la Torre de la Calahorra y su entorno, la Puerta del Puente y la construcción de un centro de visitantes. Todo el cogollo del patrimonio de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios