Cartas llenas de deseos para Melchor

  • Los niños tienen una cita con los Magos de Oriente en la sede de el Día, ubicada en Gran Capitán 23. El rey Melchor volverá a estar hoy sentado en su trono para atender a los pequeños entre las 11.30 y las 13.30 y, por la tarde, desde las 17.30 hasta las 19.30.

Comentarios 1

Los niños se han portado bien este año. No han discutido con sus hermanos, han hecho todos los deberes del colegio y han recogido su cuarto puntualmente. Los pequeños negaron ayer cualquier intento de travesura y se defendieron de cualquier acusación de mal comportamiento ante el Rey Melchor a la espera de que el próximo domingo llegue con los zurrones bien repletos de regalos.

La cita fue en la sede de el Día, ubicada en el número 23 de la avenida Gran Capitán. Más de 170 pequeños desfilaron durante toda la jornada ante el monarca de la barba cana, con el que los pequeños se hicieron una fotografía que los convirtió, segundos después, en los protagonistas de la portada de un periódico. Y, aunque hubo miradas de reticencia y rostros de desencajo, las sonrisas suplieron a los llantos. Los pequeños que todavía no le hayan entregado la carta a los Magos de Oriente todavía tienen oportunidad, pues el Rey Melchor volverá hoy a ocupar su trono en la avenida del Gran Capitán. La cita es de 11.30 a 13.30 y, por la tarde, entre las 17.30 y las 19.30. Eso sí, será la última oportunidad para los pequeños que aún no hayan remitido sus mensajes a Oriente.

Los últimos dos pequeños que ayer hablaron con Melchor fueron Sergio y Lidia Ramírez, dos hermanos de la avenida del Brillante de 5 y 2 años, respectivamente. Acompañados por su madre y por su abuela, los niños le entregaron su misiva al Rey, una carta, cómo no, repleta de deseos. "Yo también le he pedido muchísimas cosas", bromeó la abuela, Elvira Sánchez de Julián. El pequeño se decantó por un juego de la película de animación Ratatouille, un patinete, un escalextric y un libro de una serie infantil de éxito, enumeró. El año pasado los Reyes se portaron bien, tanto que premiaron su buen comportamiento con un ordenador, con juegos y puzzles.

Rafa Jurado, de 6 años, también se sentó en el regazo de Melchor. El pequeño, alumno del colegio Mulhacén de Granada, aprovechó sus vacaciones en Córdoba -de donde sus padres son naturales- para entregarle su carta al Mago de Oriente. Su misiva también fue extensa, aunque se conformaría con un juguete de Tom y Jerry, aseguró. Su hermana Ana, de 4 años, fue algo más tímida al acercarse al monarca.

Los camellos de los Reyes tendrán una dura noche de trabajo si cumplen peticiones tan extensas como la de Julia, una alumna de 4 años del colegio Bética Mudarra. Entre sus preferencias está "el barco de Polly Pocket y un juego para la Game Boy", regalos que tendrá que ganarse durante las próximas horas para enmendar todas las travesuras cometidas a lo largo del año: "No me he portado muy bien", reconocía la pequeña minutos antes de encontrarse cara a cara con Melchor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios