Cañero y Santuario aceptan ser las primeras 'zonas 30' de la capital

  • Vecinos de Huertos Familiares están de acuerdo en que se prohíba la velocidad a más de 30 kilómetros por hora pero rechazan invertir el tráfico de la calle Ronda

El Ayuntamiento cuenta ya con el beneplácito de los vecinos de Cañero y Santuario para convertir estos barrios en las primeras zonas 30 de la ciudad. Así lo apuntaron ayer a El Día los representantes de los colectivos vecinales de estos barrios al analizar el plan diseñado por el concejal de Seguridad y Tráfico, José Joaquín Cuadra, una proyecto que tiene como objetivo reducir la velocidad de los vehículos en determinados espacios a través de medidas como la prohibición de circular a más de 30 kilómetros por hora o la elevación de los pasos de peatones. Sin embargo, el gobierno municipal se ha encontrado con el rechazo de los residentes de Huertos Familiares, que, aunque están de acuerdo con la limitación de la velocidad, pretenden forzar al Ayuntamiento a que instale más semáforos en lugar de invertir el sentido de alguna de sus calles.

En el caso de Cañero y Santuario, por tanto, está todo preparado para que el departamento que Cuadra se ponga manos a la obra y presente el proyecto definitivo. Entre las actuaciones que adelantó el edil para estos barrios destacan la señalización de velocidad reducida y la reorganización de la dirección de las calles. A este respecto, tanto los portavoces de los colectivos Cañero Nuevo -del barrio de Cañero- y Santuario y San José Obrero -Fuensanta- no han presentado trabas al trabajo que puedan desarrollar los técnicos municipales del Área de Movilidad. Según la información facilitada por el responsable de Tráfico, la inversión del sentido de las calles no se llevará a cabo en vías principales, como es el caso de la avenida de la Virgen del Mar en el Santuario o la Acera Alonso Gómez de Figueroa, en Cañero.

El estado de las negociaciones con Huertos Familiares es bien diferente. En este enclave, los residentes piden una actuación "rápida" por parte del Ayuntamiento, como así lo detalló el presidente del colectivo de esta barriada, Antonio Rojas, pero siempre y cuando ello no implique cambios de sentido en su viario. El dirigente de la Asociación de los Huertos Familiares señaló que la asamblea de barrio que se celebró la pasada semana se opuso a invertir el sentido de circulación de la calle Ronda. "Los vecinos están acostumbrados desde hace 40 años a esta dirección y parece que si se cambia algo, sería como encajonarlos", manifestó Rojas.

En cualquier caso, Cuadra ya informó, al dar a conocer el plan de las zonas 30, que los vecinos de Huertos Familiares eran reacios a aprobar este proyecto municipal. El edil, por último, señaló que de momento no se baraja la posibilidad de instalar más semáforos en este enclave del Sector Sur, en parte por el coste que supone su instalación, que se sitúa en torno a los 60.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios