El Cabildo inicia una campaña en la que defiende su gestión de la Mezquita

  • La Iglesia Católica insiste que en los últimos ocho años ha destinado más de 20 millones de euros a su mantenimiento e insiste en que la denominación del monumento es el de Catedral

Comentarios 3

El Cabildo Catedralicio ha iniciado una campaña con la que quiere defender su gestión de la Mezquita-Catedral de Córdoba y de paso dejar claro que es el propietario del edificio más emblemático de la ciudad. La iniciativa consiste en el reparto de un folleto informativo, que se está buzoneando en toda la capital, y en el que la Iglesia Católica realiza una serie de apreciaciones. Además, la institución eclesiástica ha señalado que la campaña se realiza "ante la demanda de información de los ciudadanos de Córdoba" y que incluye "los argumentos históricos y jurídicos que desmontan la campaña de desinformación orquestada contra el Cabildo".

En ese folleto que ya está llegando a todas las casas de la ciudad, el Cabildo apunta que la Iglesia Católica ha sido la propietaria y la encargada de proteger y cuidar el legado cultural y artístico de la Catedral de Córdoba, "antigua Mezquita", y que sin su labor durante los últimos 778 años "hoy no podríamos disfrutar del templo, un monumento que cada año es visitado por más de un millón de personas".

También hace referencia al desembolso económico que realizan en el inmueble, de manera que "todos los ingresos que se obtienen de la Catedral se destinan a la conservación del templo" y a una "intensa labor de ayuda social". Así, indican que en los últimos ocho años el Cabildo ha destinado más de 20 millones de euros a obras de mantenimiento del monumento y 16 a ayuda social "y a la conservación de templos de la diócesis".

La Iglesia entra de nuevo en el asunto de la denominación del edificio y asegura que "a pesar de la confusión" que a su juicio existe sobre este tema "el nombre oficial ha sido el de Catedral de Córdoba desde 1239", si bien más adelante señalan que para el Cabildo "lo más importante no es la denominación, sino que al igual que viene haciendo desde hace más de siete siglos, el templo siga respetándose y cuidándose de generación en generación durante muchos siglos más".

Además de diversas apreciaciones históricas, el folleto informativo también hace referencia a uno de los asuntos que más polémicas ha levantado en los últimos meses, como es la inmatriculación de la Mezquita Catedral de Córdoba. Así, especifican que hasta el año 1998 la ley española no permitía inscribir en el Registro de la Propiedad ningún templo católico abierto al culto público. "Se daba por hecho la titularidad por parte de la Iglesia de todas sus posesiones, pero no se le permitía la inmatriculación, es decir, registrar la titularidad de una propiedad que ya poseía". Reconocen que la inmatriculación se realiza en el año 2006, pero que el acto consiste "básicamente en dar publicidad a la titularidad de una propiedad" que ya tenía el cabildo desde 1236, por lo que "la inmatriculación no supone un cambio de propiedad o una compra, sino simplemente inscribirlo en el Registro de la Propiedad".

En el folleto se hace un recorrido por la historia del monumento, recordando que en el siglo VI se construyó el complejo de la basílica visigoda de San Vicente Mártir sobre los terrenos actuales; cómo en el 785 comienza a construirse la Mezquita y cómo en 1236, con la entrada de Fernando III, pasa a ser propiedad de la Iglesia Católica y se consagra como templo cristiano y posteriormente como Catedral en 1239. En el documento se recuerda que "toda la legislación española, europea e internacional sostiene que la propiedad del templo es de la Iglesia Católica desde hace más de setecientos años". Asimismo, el Cabildo "ha sido el responsable de mantener y proteger la riqueza cultural del templo durante casi ocho siglos y su gestión ha sido reconocida y premiada a nivel internacional por preservar uno de los monumentos más emblemáticos de Europa".

Desde hace meses la Mezquita Catedral está siendo objeto de debate público a cuenta de si debe ser un patrimonio público o privado. De hecho, ha habido numerosos pronunciamientos en el ámbito de la política e incluso en la campaña electoral de las europeas de la mano de IU. El último episodio lo protagonizó el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, quien en sede parlamentaria aseguró que el modelo de gestión del monumento estaba perjudicando las pernoctaciones en la ciudad cordobesa. Estas afirmaciones del consejero recibieron duras críticas por parte del propio Cabildo Catedralicio como por el Ayuntamiento de Córdoba y algunos colectivos de empresarios, como es el caso de Hostecor, que reclamó a la Junta de Andalucía más apoyo para el desarrollo turístico de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios